Haz clic en las imágenes para leer en línea las respectivas muestras gratis. Haz clic aquí para ver mi catálogo completo y las diferentes opciones de compra o descarga gratuita. ¡Gracias por apoyar mi carrera literaria! :-)

29 de abril de 2013

XENOFOBIA LINGÜÍSTICA

Hace un tiempo que vengo chocando con este tema, y creo que ya es hora de que diga algo "oficial" al respecto. Así, para todas las próximas veces que alguien salga con el asunto, me será más fácil pasarle el vínculo de esta entrada en lugar de explicar repetidamente lo que opino :-D

Todo empezó cuando yo era pequeña. Sí, así de temprano se originó la cosa. Resulta que estaban pasando en la tele la serial española Verano azul, donde, por razones obvias, todos los protagonistas hablaban con acento español. A mí no me parecía raro, primero porque tengo parientes españoles, y segundo porque ya era lo bastante grandecita para saber que había millones de hispanohablantes viviendo en diferentes países, y que no todos se expresaban igual que yo. Para reafirmar ese conocimiento tenía, también, las películas de Cantinflas y el programa El chavo del ocho.

Peeeero... muy pronto también averigüé que hay gente de mentalidad muy cerrada, por no decir directamente xenofóbica y racista. O sea, la tía de una amiga de mi infancia. Ella no miraba Verano azul, argumentando que no entendía a los personajes porque hablaban en "gallego". Ya ven, esta mujer no sólo era xenofóbica sino también ignorante, porque el gallego es un idioma diferente del español, más relacionado en sus orígenes al portugués.

Tenía OTRA amiga a la que le molestaba si yo usaba cualquier palabra o expresión de uso común en España pero poco usada en Uruguay, como si por escucharme corriera el riesgo de contagiarse una enfermedad o algo así. (Esta persona ya no es mi amiga. Tenía otros defectos de carácter aparte de la xenofobia.)

Como el lenguaje de los países latinoamericanos es tan diverso, se inventó algo que denominamos "castellano neutro" para el doblaje de películas, que en general se hace en México o Chile. Técnicamente nadie habla así por estos lares, pero todo el mundo lo entiende y nos llevamos bien con este sistema. Sin embargo, cuando Pixar lanzó su película Los increíbles, los argentinos decidieron que el castellano neutro no les venía bien, y por lo tanto hicieron un doblaje en su propio país con la variante rioplatense (hablada en Uruguay y Argentina), donde se usa el "vos" en lugar del "tú" y las conjugaciones verbales se acentúan de otra manera; por ejemplo, decimos "vos comés" en lugar de "tú comes". (Sí, yo también hablo esta variante del español. No la uso en mi escritura porque es demasiado local, y además no tengo ganas de hacerme un lío con las tildes en lugares distintos :-P) Como sea, que los argentinos quisieran dar trabajo a sus actores de doblaje no me pareció mal, pero sí me chocaron varios comentarios de argentinos y uruguayos en la onda de "así los niños entenderán mejor la película y no habrá qué explicarles las expresiones mexicanas". ¿En serio? ¿Tan terrible hubiera sido que los niños aprendieran cómo se habla en otros países? ¿O es mejor encerrarlos en un ambiente lingüístico local de tal modo que no se "contaminen" con expresiones foráneas? La verdad, como que contradice todos los estudios que afirman que cuantos más idiomas sepa un niño, es mejor para su desarrollo intelectual...

También he oído a muchos latinoamericanos quejarse de las traducciones españolas de los libros, donde usan el "vosotros" en lugar del "ustedes" y ponen "tío" en lugar de "tipo" (por ejemplo). Ni que fuera tan difícil acostumbrarse o preguntar qué significan algunos términos...

Esto sigue, sólo que ahora es al revés. Cuando empecé a poner mis libros en Amazon y acepté correcciones y comentarios de mis lectores (los cuales agradezco muchísimo, de verdad), empecé a notar un fenómeno similar: españoles que mencionaban la existencia de "expresiones latinoamericanas" en determinados libros o que me sugerían corregir tal o cual cosa porque "les sonaba raro".

Poco a poco acabé por reaccionar así:

Uf. Ahí vamos de nuevo.

A ver si me explico de una vez, hispanohablantes de todo el mundo: NO TENEMOS POR QUÉ ESTANDARIZAR NUESTRO IDIOMA. Hablamos distinto, supérenlo. Es como la evolución biológica divergente dada por el aislamiento geográfico: produce variedades locales que no son menos válidas que el resto. Los países latinoamericanos nos independizamos de España hace unos 200 años, y puestos en ello, los españoles tampoco hablan como hace 200 años (es probable que Miguel de Cervantes, si lo trajéramos mágicamente al 2013, opinara algo así como "qué mal hablan estas nuevas generaciones"). Da igual si algo es guay, chévere, chido, genial o "qué bello", como diría Catherine Fulop. Da igual si hablo de fresas o frutillas, de bolas o pelotas, de baldes o cubos, de arvejas o guisantes verdes, o si digo "se dio vuelta" en lugar de "dio la vuelta". ¡ES LO MISMOOOOOOOO! Y sí, en mis libros voy a usar expresiones latinoamericanas, porque ¡oh sorpresa!, yo soy latinoamericana (sería el colmo que tuviera que hacer una edición separada de cada uno de mis libros para adaptarla al habla local de cada país, tratándose del mismo idioma). No porque una forma de hablar/escribir sea diferente tenemos que saltar a decir "uy, eso está MAL" (a menos que se trate realmente de errores de sintaxis, gramática u ortografía, los cuales sí deben ser corregidos). Me da que los gringos y los británicos no se andan increpando unos a otros las diferencias en sus respectivas formas de usar el inglés.

De hecho, más bien deberíamos felicitarnos porque el español, en todas sus variantes, es el tercer idioma más utilizado en Internet y el segundo idioma en cuanto al número de personas que lo tienen como lengua materna. O sea, ¡vamos bien posicionados en la carrera por el dominio lingüístico mundial! :-D

Me voy a charlar con algunos hispanohablantes extranjeros para enriquecer mi propio uso del idioma. Hasta luego.

G. E.

****************************************

FRAGMENTO DE LA DAMA Y EL LOBO

Un aullido solitario la despertó en plena madrugada. Anna se incorporó y vio que la ventana se había abierto por sí sola, dejando entrar también una brisa muy fresca con olor a tierra y pinos. La joven pensó en darse la vuelta y volver a dormir, pero el aullido sonó de nuevo y esta vez ella no pudo ignorarlo. Se levantó de la cama, por lo tanto, y cruzando los brazos se aproximó a la ventana. El aullido se prolongó durante todo ese tiempo: intenso, grave, extrañamente musical. Flotaba en el aire como un ave planeando en las corrientes más altas. Era hermoso.

Pasando el muro, que no se veía excepto por una línea oscura entre los árboles, el bosque se veía en calma. Sólo un leve estremecimiento daba vida a las espesas coníferas, y si había lechuzas o mamíferos nocturnos cazando, resultaba imposible de discernir. Excepto por el aullido, claro. Pero ¿por qué no le respondían los otros miembros de la jauría? ¿Se trataría acaso de un lobo solitario, o el líder estaba convocando a los suyos para ir en busca de alguna presa? Anna no sabía mucho sobre los lobos reales. En los cuentos de hadas siempre eran los villanos de la historia, pero ella suponía que los pastores debían detestarlos por las matanzas de ovejas. Seguro que podían romper huesos con los dientes, igual que los mastines.

El aullido cesó un momento y luego se repitió por tercera vez, más cerca que antes. ¿Se movía tan rápido el animal, o ahora sí se trataba de un segundo lobo? Como fuera, Anna cerró los ojos y se permitió disfrutar del sonido. El corazón le latía más rápido y los vellos de la nuca se le erizaron, pero no a causa del temor. Era lo que sentía cuando escuchaba uno de sus conciertos favoritos, o cuando se hallaba bajo un cielo que amenazaba con dejar caer una tormenta en cualquier instante.

Tenía que salir del castillo. Tenía que acercarse al muro y oír aquello a la menor distancia posible, para captar el fenómeno en toda su bestial magnificencia. Fue un impulso que surgió así de repente, dominándola por entero como un golpe de viento que se originara en su propio cuerpo. Nunca había deseado algo con tanta intensidad.

23 de abril de 2013

LOCA POR LAS ESPIRALES

¿Recuerdan esos tres artículos en los que hablé sobre mi mundo fractal? (OK, si los pasaron por alto, pueden leerlos aquí, aquí y aquí.) Me encanta construir paisajes o imitar objetos/criaturas del mundo real con los fractales, pero mi afición principal a la hora de fractalear (sí, ya hemos convertido esa actividad en un verbo) son... ¡las espirales!

No sé qué tienen las espirales fractales que me fascinan tanto. Tal vez sea que se proyectan hacia el infinito, de adentro hacia afuera o de afuera hacia adentro según se mire. O tal vez sea que, por su forma, concentran sus detalles en el menor espacio posible. Encima, son bastante fáciles de decorar con el programa Ultra Fractal, de modo que se puede obtener una imagen bonita con muy poco esfuerzo.

En fin, a lo largo del tiempo he creado unas cuantas espirales, y se me ocurrió que podría mostrar algunas de ellas a modo de galería. ¿Están listos? Aquí van...


Al colorear esta espiral quise crear un efecto de hielo-fuego. Aunque también me recuerda a las sierras de cadena :-D


La fórmula de esta espiral es bastante particular. Básicamente apliqué el coloreo a propósito para lograr ese patrón de anillos entrelazados.


Otra fórmula bastante particular. En esta imagen quise combinar dos colores y texturas diferentes. En lo personal, creo que el azul se lleva estupendamente bien con el dorado :-)


De acuerdo, lo admito. Al colorear esta espiral estaba pensando en chocolate y caramelos. Ñam ñam.


Formas etéreas, colores suaves... Esta imagen siempre me hace pensar en agua y mariposas.


Tuve la enorme suerte de "descubrir" una configuración del coloreo que produce esas figuras como llamas. Me encanta el fuego. (Bueno, salvo cuando me quemo algunos dedos.)


Otra imagen con bandas entrelazadas. ¿Verdad que marea un poco? :-D


Esta espiral siempre me hace pensar en días calurosos de verano. O en el carnaval. ¿Qué les parece a ustedes? (Todas las respuestas son válidas, como en una prueba Rorschach.)


Aquí les va una de mis favoritas. La imagen no me gustaba tanto en su primera versión, pero luego cambié algunas cosas y... ¡bingo!, por fin logré una combinación aceptable.


Una espiral invernal, o quizás eslabones de seda blanca. Fue lindo probar con una paleta de colores pálidos :-)


Combinando diferentes texturas una vez más. No suelo usar ese matiz de verde, pero... me salió probando colores al azar, y lo dejé porque se llevaba bien con los demás (es importante que los colores no se peleen).


Lo sé, esta espiral está al borde de lo cursi :-D Pero me gusta como quedó. Me hace pensar en pequeñas hadas con faldas de pétalos :-P Al menos evité el color rosa.

Si les gustó esta entrada, prometo poner todavía más fractales en el futuro :-)

G. E.

5 de abril de 2013

ENTRE REJAS

Y yo sigo sin detenerme en cuestiones literarias :-D Esta vez tengo otra historia para contar sobre el nuevo libro publicado, porque la cosa viene desde el año 2011. ¿Recuerdan lo que dije sobre mi novela Sombras? Algo similar pasó con el primer relato de este libro, que le da el título a la obra. En su momento fue escrito más o menos por encargo de una editorial para formar parte de una colección, pero dicha colección se canceló justo antes de que saliera mi número. La portada ya estaba hecha y había comenzado la promoción. Me dio mucha pena, pero bueno, son cosas que pasan en el mundillo editorial. La ventaja es que mi relato quedó libre para hacer con él lo que yo quisiera, y como era demasiado corto para enviarlo a otra editorial, decidí que lo publicaría por mi cuenta. Por lo tanto, aquí está.

Para empezar, les muestro la portada:


Y hete aquí la sinopsis de Entre rejas:

Un brutal asesino en serie, tan hábil que no parece humano, es capturado en los Estados Unidos. Meses más tarde, Roberto Martínez, un guardia carcelario joven pero experimentado, asume su nuevo puesto en una penitenciaría de máxima seguridad. Lo que no sabe es que la muerte de un convicto dará inicio a una oleada de asesinatos y destrucción; unos seres sobrenaturales han entrado a la penitenciaría y tienen un objetivo: ajustar cuentas con cierto prisionero. Roberto será el único guardia en posición de resolver el embrollo... y más vale que se dé prisa, porque el tiempo corre.

¿Ya tienen ganas de leer el relato? Espero que sí :-D Es más entretenido que terrorífico, a pesar de la sangre y las tripas (sí, hay mucho de ambas cosas, para los amantes del gore). Tuve que investigar unas cuantas cosas a fin de escribirlo (sobre las cárceles, los rangos militares y etc.), pero una vez que reuní toda la información necesaria, la cosa salió con una fluidez maravillosa, casi como si filmara una película (ejem... es una indirecta por si alguien quiere adquirir los derechos cinematográficos... ejem, ejem...).

Como Entre rejas sólo tiene una longitud de 18.000 palabras, decidí incluir una segunda historia en el libro, de extensión similar. Algo así como una oferta de dos por uno. El segundo relato se titula La bruja, y ésta es la sinopsis:

Su madre le había dicho que no debía demorarse en llegar a casa, pero Cintia ayudó a la anciana en apuros. La niña no hubiera podido imaginar que dicha señora era en realidad una criatura sobrenatural y perversa, y ahora ella está presa en su trampa, como pieza clave de un plan sangriento...

Hice un dibujito para acompañar el título:


(Por cierto, es uno de mis primeros experimentos con el coloreado digital. He decidido modernizarme en cuestiones artísticas. Supongo que usaré el mismo método para las próximas portadas de mis libros.)

Ahora sí debo hacer una advertencia, porque La bruja ES una historia bien terrorífica, algo así como una cruza entre Hansel y Gretel y Misery, de Stephen King. Mi bruja no es como la que aparece en las historietas de la pequeña Lulú, ni siquiera como la Bruja Mala del Oeste en la peli El Mago de Oz o la madrastra de Blancanieves. Es una criatura malvada, sanguinaria y de mucho cuidado. Si existieran brujas así en la vida real, hasta yo me pondría a temblar. Encima, la víctima es una niña, y sé que hay gente sensible con esas cuestiones. Por eso aviso, para que a nadie le dé por demandarme :-D

En fin, el libro se puede conseguir, bien barato, desde aquí para Latinoamérica y desde aquí para España. Como siempre, no tiene DRM, para que pueda convertirse a cualquier otro formato con programas como Calibre. (Eso significa que en pocos días ya estará disponible en sitios piratas, lo cual no me alegra demasiado, pero por desgracia no puedo hacer nada al respecto. Espero que los lectores prefieran comprar el libro o descargarlo legalmente en los días que haga promoción gratuita, lo cual ocurrirá de vez en cuando; de hecho, esto último es lo que recomiendo para quienes no compren con tarjeta, ya que así podrán obtener el libro sin adquirir ningún troyano como suele pasar con los sitios piratas.)

Tuve varios lectores cero (o lectores beta) que me ayudaron en el proceso de revisión y corrección. Ya les he dado las gracias en privado, pero repito aquí que les agradezco muchísimo por la ayuda y las opiniones previas a la publicación. (Es que tengo unos amigos estupendos, la verdad, así da gusto.)

A los demás lectores, espero que les gusten estas dos historias :-)

G. E.


Fragmento de LOBO DE LUNA

El joven nanok siguió el sonido del agua, pero entonces olió algo más que lo distrajo. ¿Qué era eso? No lo reconoció en absoluto.

A pesar de su curiosidad, Urkin fue precavido: avanzó hacia la fuente del olor moviéndose de árbol en árbol, aprovechando que su pelaje era marrón como la corteza. De su cinturón extrajo un cuchillo de piedra, por las dudas; en Kum, cualquier novedad podía ser agradable... o mortal.

Poco a poco se aproximó a un árbol más grueso que los demás, donde oyó el tenue flujo de una respiración. El olor pertenecía a un ser viviente.

Urkin rodeó el árbol, y en un hueco vio una mancha plateada y pequeña. Y asustada. El nanok lo supo por la forma en que la criatura estaba doblada sobre sí misma, como si tratara de contraerse hasta desaparecer.

Sin soltar el cuchillo, Urkin se acercó un poco más, y entonces la criatura levantó la cabeza. Urkin contuvo la respiración.

Era un cachorro de lobo. Pero no un lobo cualquiera sino un ekté, un lobo de luna. Urkin jamás había visto uno, pero sí algunos miembros de su clan, en noches de Aima llena. Así sabía que los ektén eran plateados y que tenían a Aima en los ojos.

¿Qué hacía el lobezno en el hueco del árbol? Los cachorros nunca andaban solos, ni siquiera los de esa especie.

—¿Te has perdido? —preguntó Urkin, y el animal se encogió sobre sí mismo, gimiendo. Era muy hermoso. Urkin guardó el cuchillo y extendió una mano en un gesto de amistad.

El lobezno se apretó contra el fondo del hueco. No parecía dispuesto a salir por las buenas, y Urkin no iba a forzarlo. El nanok se alejó del árbol y tomó asiento sobre una roca, decidido a esperar el tiempo que fuera necesario.

Había huellas más grandes que las del cachorro en el suelo, y también eran lobunas. ¿Su madre o padre? ¿Qué había pasado ahí exactamente? Si los ektén eran como los lobos de Kum, no abandonarían a un miembro de su jauría, mucho menos al otro lado de la luz azul.

—Me quedaré aquí hasta que alguien venga a buscarte —dijo Urkin al lobezno—. Y si nadie viene... tendré que llevarte conmigo. No puedo dejarte solo, morirías. ¿Entiendes algo de lo que estoy diciendo? Supongo que no. Espero que comprendas mi tono de voz, al menos.

El lobezno se limitó a mirarlo sin parpadear. Al cabo de un rato pareció estar un poco más calmado, y sus ojos se desviaron hacia el río. Urkin dedujo que debía de tener sed.

—Enseguida vuelvo.

El nanok fue hasta la orilla, arrancó una hoja grande y usó la misma como cuenco para recoger el agua. Urkin la olió primero, y sí, estaba buena. Regresó junto al árbol sosteniendo la hoja con ambas manos.

—Aquí tienes, lobo de luna —dijo el nanok, depositando la hoja frente al cachorro antes de volver a la roca.

El lobezno no bebió de inmediato, sino que palmo a palmo se deslizó hasta la hoja y una vez ahí tomó el agua con rápidos lengüetazos. Después retrocedió al hueco en el árbol.

—Puf. Ya veo que esto no será fácil. Pero créeme, no pienso hacerte daño.

Urkin empezó a cantar en voz baja, como hacía para sus primos a la hora de la siesta. El lobezno luchó por mantener los ojos abiertos, pero debía de estar cansado y se durmió al cabo de un rato. Urkin guardó silencio. Mientras esperaba le dio hambre, así que comió las bayas en su bolsita pensando que a la vuelta tendría que recoger más. Nadie apareció en todo ese lapso. Si el lobezno tenía familia, se hallaba fuera de su alcance.

El cachorro despertó hacia el atardecer. Quizás había pensado que su madre estaría ahí cuando abriera los ojos, porque miró en derredor y luego bajó la cabeza en un gesto de desilusión. Urkin sintió pena por él.

—Escucha, ya debo irme. ¿Quieres venir conmigo? Vamos, sígueme. —El cachorro no se movió—. Está bien, no me sigas. Pero yo volveré mañana, y si aún estás aquí, te traeré algo de comer. Adiós.

Al tiempo que decía todo esto, Urkin bajó de la roca y se alejó muy despacio del árbol. No quería dejar ahí al cachorro, pero el animalito tenía que decidir por sí mismo si aceptaba o no la invitación.

Urkin siguió caminando, le dio la espalda al árbol... y entonces escuchó pasos detrás de él. El nanok sonrió de alivio. Allí estaba el lobezno, con la cola entre sus patitas pero siguiéndolo por su propia voluntad.

—Bien hecho. Yo me encargaré de ti, pequeño.

------------------------

¿Te gustó el fragmento? Haz clic aquí para leer la muestra gratis desde el principio o clic aquí para comprar el libro en tu tienda correspondiente de Amazon. ¡Besos!

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D