Haz clic en las imágenes para leer en línea las respectivas muestras gratis. Haz clic aquí para ver mi catálogo completo y las diferentes opciones de compra o descarga gratuita. ¡Gracias por apoyar mi carrera literaria! :-)

28 de julio de 2016

FRACTALES FLAME

Más de una vez he puesto arte fractal en este blog: espirales, fractales para interpretar como si fueran pruebas Rorschach e imágenes de mi mundo imaginario fractal (aquí, aquí y aquí).

Hoy quiero hablar específicamente de los fractales flame. La verdad, no sé por qué los llamaron así; la traducción sería "fractales flama" o "flamas fractales", pero jamás he visto que ninguno se prendiera fuego ni nada por el estilo. Tampoco entiendo las cuestiones matemáticas detrás de los fractales flame, ni cómo hacen los cálculos los programas que generan este tipo de imágenes. Peeeeeeero... ¡eso no me impide apreciar las imágenes ni crearlas yo misma con dichos programas! ¡Yujuuu!

Algo que entiendo de estos fractales es que son más estructurales que los creados con programas como Ultra Fractal. En Ultra Fractal, uno selecciona una fórmula cualquiera y luego un algoritmo para colorearla. Se puede transformar la imagen (por ejemplo, para volverla una esfera) y añadir capas con diferentes tipos de mezcla al estilo Photoshop. En cambio, con los fractales flame uno más bien selecciona formas, que interaccionan entre sí, para acomodarlas en una suerte de espacio tridimensional. La imagen resultante puede ser plana o dar una impresión de perspectiva, como si fuera un objeto.

En fin, para que se hagan una idea, aquí van algunas imágenes que he creado con Apophysis 2.08. Apophysis es un programa gratuito. Ahora existe la versión 7X (o sea, para Windows 7 en adelante), pero ésa aún no la he probado. Lleva un tiempo cogerle el tranquillo al asunto, pero luego proporciona horas y más horas de entretenimiento ¡en el que además se crea un poco de arte matemático!


Esta imagen me hace pensar en un mecanismo de reloj :-P







Con Apophysis también se pueden crear bonitas espirales. ¡Y ya he dicho que amo las espirales! :-D



Esta otra imagen me hace pensar en átomos o en la estructura del universo. Cosas de nerds.


¡Quiero un mantel bordado igual a este fractal! Quedaría estupendo en la mesa redonda de mi sala de estar.











La última espiral me hace pensar en wafles. Waaaaafles. ¡Y ahora tengo hambre! Adiós, me voy a merendar :-P

G. E.

PD: Si deciden bajarse cualquier versión de Apophysis, tengan cuidado, puesto que resulta muy fácil perder la noción del tiempo cuando uno está "fractaleando". Bueno, quizás resulte útil para liberar a la mente de otras adicciones, como pensar demasiado en los problemas propios, hacerse selfies a cada rato o jugar a Pokémon GO.

22 de julio de 2016

LOBO DE LUNA

¿Recuerdan la entrada donde mencioné las razones para mantener mis libros fuera del sistema editorial? (Si no la han leído, está aquí.) Pues bien, ya he publicado la novela que, durante tantos años, estuvo dando vueltas sin llegar a ninguna parte. Se titula Lobo de luna, y hete aquí la sinopsis:

Dos lunas giran alrededor de Orgún; una de ellas es Aima, la luna mágica, en cuya luz azul existe otro mundo. Urkin es una criatura salvaje pero inteligente que vive en Kum, el bosque de Orgún. Grande es su sorpresa al encontrar un lobezno plateado de Aima. Decide criar al lobo extraviado para devolverlo a su mundo durante la próxima luna llena... sin saber cuántas dificultades y enemigos tendrá que enfrentar durante ese lapso. Otros seres van tras el lobo de Aima, y harán lo que sea para obtenerlo. La muerte acecha a cada paso mientras el tiempo corre, poniendo a prueba los más fuertes lazos de lealtad, amor, familia y, sobre todo, amistad.

Una historia para los amantes de la naturaleza y para quienes saben lo que es tener un "mejor amigo" peludo.

Así se ven la portada y una ilustración de los dos protagonistas:



Espero que les guste la historia :-) Le tengo mucho cariño, en parte porque va sobre animales en la naturaleza y en parte porque habla de amistad, tolerancia y lealtad (cosas que ojalá fueran más frecuentes en la vida real). No es una novela para niños pequeños, sin embargo; la he marcado para lectores de 12 años en adelante, dado que algunas situaciones de cacería son bastante sangrientas (quien haya visto un documental sobre lobos sabe que no se andan con chiquitas a la hora de matar a un bicho para comérselo). Es algo así como una cruza entre las novelas de Jack London y el género fantástico, para que se hagan una idea.

Los enlaces de compra son los siguientes:

http://www.amazon.com/dp/B01IMJYXNA
http://www.amazon.es/dp/B01IMJYXNA
http://www.amazon.com.mx/dp/B01IMJYXNA
http://leer.la/B01IMJYXNA

(El último es un enlace universal que te redirige directamente a la página de Amazon correspondiente a tu región.)

Quienes la han leído hasta ahora me han dicho que les encantó. Gracias por adelantado a todos los demás que se animen a echarle un vistazo :-)

G. E.

16 de julio de 2016

¿QUÉ SERÍAS SI FUERAS...?

A veces es difícil empezar a conocer a las personas, sobre todo si se trata de una pareja potencial y a uno no se le ocurren temas de conversación. ¿Verdad que es una situación súper mega molesta?

En fin, cuando entré a la facultad e hice nuevas amigas, de pronto se me ocurrió un juego psicológico para pasar el rato. Años más tarde lo puse en práctica con un novio (ahora ex novio). La verdad, resultó ser más acertado y útil de lo que había imaginado, de modo que voy a recomendarlo por si quieren hacer el intento alguna vez.

El juego es así: se trata de preguntar a la otra persona qué sería si fuera... lo que sea que se les ocurra. Por ejemplo:

un objeto
un animal (se puede dividir en mamífero/ave/insecto)
un alimento (se puede dividir en almuerzo/postre)
una catástrofe natural
una casa o edificio
un elemento de la tabla periódica
una región geográfica
una obra de arte
un personaje de libro
un personaje animado
un juguete
un medio de transporte
una fuente de energía

Y así por el estilo, alternando papeles ("yo te pregunto, luego tú me preguntas"). Ojo: no se trata de que la persona diga lo que le gustaría ser, sino que ha de elegir una respuesta auténticamente representativa; o sea, TIENE QUE EXPLICAR EN QUÉ MANERAS APLICA A SU CARÁCTER. Si yo fuera un animal, clavado que sería una ardilla: esquiva, solitaria, aficionada a trepar árboles (bueno, cuando era chica), con mucho cabello y amante de los frutos secos.

Y si fuera un objeto, sería un lápiz, dado que no sólo me gusta crear dibujos e historias, sino también pinchar a quienes se atreven a molestarme por mucho rato.

¿Qué se consigue con este juego? Muchas cosas. Para empezar, es una buena manera de sondear la cultura general de la otra persona (la pregunta de la tabla periódica, por ejemplo). También da pistas sobre su capacidad imaginativa y, después de un tiempo, sobre su honestidad.

Lo último es importante. Hay dos clases de resultados sospechosos:

1) Si la persona está diciendo la verdad, yo desconfiaría de cualquiera que se identificara con un cuchillo como objeto o una araña como animal, por ejemplo (casos reales de conocidas mías que resultaron ser traicioneras). Y si se identificara con una bomba atómica... PEOR, DIRÍA YO :-D (todavía no me he topado con alguien que dijera eso, por suerte). Vamos, que de nada sirve la honestidad si la persona te está revelando honestamente (quizás inconscientemente) que no es de fiar.

2) Si la persona está mintiendo, en el sentido de que sus respuestas no coinciden con lo que demuestra después, uno se hace una idea de cuán falsa es. Por ejemplo, si se identificara con un animal valiente pero luego actuara en forma cobarde (otro caso real). En las relaciones de pareja es particularmente importante la sinceridad en cuanto a los defectos, para que no exploten más adelante en la relación. Mi consejo: desconfíen de aquellos que, al preguntarles qué serían si fueran cosas negativas (una maldición o una catástrofe natural, por ejemplo), torcieran todas las respuestas para volverlas positivas. NADIE ES 100% BUENO.

¿Qué les parece el juego? ¿Se animarían a intentarlo con alguien? Si lo hacen, vengan a contarme qué pasó, así podré reunir más datos estadísticos (para darle o restarle validez científica). ¡Gracias por adelantado! :-)

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

10 de julio de 2016

¡NO ES MI CULPA!

No sé ustedes, pero estoy hasta el cogote de que me culpen/responsabilicen por problemas que no contribuí en absoluto a generar. Es típico de los gobiernos ineficientes, para empezar. Les encanta culpar a "la sociedad" por los problemas que ELLOS no pueden o no tienen interés en resolver.

¿Cómo va a ser mi culpa que esté aumentando la delincuencia en mi país? Yo pago mis impuestos como buena ciudadana y soy estúpidamente honrada. No determino los sueldos de la policía ni el número de cárceles, y definitivamente no estoy de acuerdo con las penas ridículas ni la ausencia de programas de rehabilitación. ¿Y la educación? Yo tampoco determino los sueldos de los maestros ni los programas educativos. Si de mí dependiera, ambos sistemas habrían sufrido reformas profundas hace rato. Muy bonito eso de que los gobiernos ignoren las sugerencias/demandas de los ciudadanos y luego les echen la culpa cuando las cosas no salen bien (no, no es bonito; aclaro por si no se notó el sarcasmo).

Y si hablamos de cosas que suceden todavía más lejos... mucho menos tengo la culpa de eso. Me borré de un blog sobre temas ambientales cuando su autor escribió un artículo culpando a sus lectores por la inminente extinción de los tigres. ¿En serio? ¿"Es tu culpa porque no estás haciendo nada"? Siguiendo esa lógica, también es mi culpa cada vez que un tipo le desfigura la cara con ácido a su mujer en Afganistán, o cada vez que los grupos armados de determinados países secuestran niños para convertirlos en soldados.

NO, SEÑOR, ESOS PROBLEMAS TAMPOCO OCURREN POR CULPA MÍA. Tampoco el calentamiento global, por cierto. Mi huella de carbono es sumamente baja (sí, la he medido con cuestionarios en línea).

Lo que me molesta de esa mentalidad culpabilizadora es que hace sentir mal a las personas POR COSAS QUE ESTÁN MÁS ALLÁ DE SU CONTROL LA MAYOR PARTE DE LAS VECES. Y las personas en general ya tenemos un montón de problemas propios por los cuales sentirnos mal. Por algo van como van los índices de depresión y suicidio.

Otra cosa es decir "tú puedes poner tu granito de arena para ayudar a solucionar tal o cual problema". Eso sí es razonable, y yo concuerdo con la frase "el mal progresa cuando el bien no hace nada".

Pero ¿echar culpas gratuitas? No, me parece inaceptable. La culpa la tienen los culpables: narcotraficantes, empresarios codiciosos, políticos ineptos/corruptos, gente supersticiosa que compra polvo "medicinal" de cuerno de rinoceronte, gente que come carne de ballena, delincuentes en general. A ELLOS DEBEMOS DETENER, ya sea negándoles el voto (o eligiendo mejor a los políticos, sin ridículas fidelidades partidarias), con protestas o boicots colectivos, o incluso con donaciones a las ONGs que están en los lugares problemáticos y pueden atacar directamente esas situaciones. Y en caso de no poder detenerlos, SIGUE SIENDO CULPA DE ELLOS, NO NUESTRA. La maldad es poderosa (por no hablar de la simple estupidez humana).

En serio, que no vengan a culparme por problemas que no he causado. Es estúpido y nada constructivo.

Persona que echa culpas: ¡Es tu culpa que en el Congo...!
Yo: No, de ninguna manera. Adiós. Me voy a hacer una donación a un refugio de animales, que eso sí está a mi alcance.

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

4 de julio de 2016

CULTO ¡AL CHOCOLATE!

¿Recuerdan mi culto al Sol? Pues bien, como las religiones en general me siguen pareciendo peligrosas o decepcionantes, creo que es hora de establecer un culto secundario al chocolate (lo pondría en primer lugar si no fuera porque el chocolate no puede existir sin el Sol, debido a la fotosíntesis). ¿Y por qué no? El chocolate es uno de los alimentos más fabulosos en todo el mundo, y quizás hasta en el universo (como mínimo, la NASA no ha descubierto más planetas donde crezca la planta).

Para empezar, el culto tendrá como eje a la diosa Xocolátl, una deidad de color chocolate ataviada con la vestimenta tradicional de las mujeres mexicas.

¡Oh, bendita seas, diosa Xocolátl! ¡Bendícenos con un suministro interminable de semillas de cacao!

(Sí, la diosa Xocolátl será una guapa mujer curvilínea, para reflejar así la generosidad del chocolate. Y sí, tiene que ser mujer, como una Pachamama chocolatosa, porque simplemente no concibo a un dios masculino del chocolate. Sorry, guys!)

Vestimenta oficial para las ceremonias del culto: algo similar, en tonos de marrón, con sombreros en forma de canasta a fin de cargar bombones en ellos.

La idea detrás del culto es que sirva para unir a la humanidad en torno a un simple propósito: proteger la naturaleza y mantener así las condiciones ambientales necesarias para el cultivo de cacao. ¡Y podríamos revertir la desertificación de ciertas regiones con tal de plantar más cacao! Díganme si no es una meta increíblemente loable :-)

Las fábricas de chocolate serán todas como las de Willy Wonka. No obstante, funcionarán con energías renovables, y tendrán trabajadores similares a los Umpa Lumpa pero con buenos sueldos y derechos sindicales (la diosa Xocolátl no estará a favor de la explotación laboral).

Así como el culto al Sol, el culto al chocolate no generará odios ni discriminará a las personas por su nacionalidad, origen étnico, orientación sexual ni identidad de género, dado que las plantas de cacao son indiferentes a esas cuestiones.

En cuanto a las festividades, éstas tendrán lugar desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre, ¡porque todos los días son buenos para celebrar la existencia del chocolate! Una vez al año, sin embargo, podríamos tener una fecha especial para regalar réplicas de la diosa Xocolátl (hechas de chocolate y caramelo, por supuesto, con bomboncitos de licor dentro). Habrá bailes con canciones muy alegres (ritmos latinos y africanos), y las letras, claro, hablarán solamente del chocolate (cuánto lo amamos y todo eso).

Y ésta será la plegaria al chocolate:

Oh, bendito chocolate:
gracias por hacer felices a nuestras papilas gustativas
y proporcionarnos antioxidantes varios.
Que tus plantas de cacao sigan creciendo lozanas
y que produzcan semillas tan grandes como melones.
Que tus bombones nos consuelen en días tristes
y que tus huevos de Pascua alegren dicha festividad,
incluso para los no cristianos.
Prometo hacer ofrendas a tus plantas,
ya sea de agua limpia o fertilizante,
y prometo también ahuyentar sus plagas
(bichos, hongos o cualquier otra amenaza).
Sacaré fotos de todo lo que haga contigo
(tortas, brownies, fondue de fresas)
para subirlas a Instagram,
porque eres así de importante en mi vida.
No te pido que destruyas a mis enemigos
porque sé que sólo haces cosas buenas;
alégralos, por lo tanto,
para que dejen de fastidiar.
¡Gracias mil por adelantado!
Y no te ofendas si te combino con menta
porque así sabes todavía mejor.
¡Mil besos chocolatosos!

Creo que esto es suficiente por ahora. Siéntanse libres de añadir sugerencias para el culto en los comentarios :-)

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!


Fragmento de LOBO DE LUNA

El joven nanok siguió el sonido del agua, pero entonces olió algo más que lo distrajo. ¿Qué era eso? No lo reconoció en absoluto.

A pesar de su curiosidad, Urkin fue precavido: avanzó hacia la fuente del olor moviéndose de árbol en árbol, aprovechando que su pelaje era marrón como la corteza. De su cinturón extrajo un cuchillo de piedra, por las dudas; en Kum, cualquier novedad podía ser agradable... o mortal.

Poco a poco se aproximó a un árbol más grueso que los demás, donde oyó el tenue flujo de una respiración. El olor pertenecía a un ser viviente.

Urkin rodeó el árbol, y en un hueco vio una mancha plateada y pequeña. Y asustada. El nanok lo supo por la forma en que la criatura estaba doblada sobre sí misma, como si tratara de contraerse hasta desaparecer.

Sin soltar el cuchillo, Urkin se acercó un poco más, y entonces la criatura levantó la cabeza. Urkin contuvo la respiración.

Era un cachorro de lobo. Pero no un lobo cualquiera sino un ekté, un lobo de luna. Urkin jamás había visto uno, pero sí algunos miembros de su clan, en noches de Aima llena. Así sabía que los ektén eran plateados y que tenían a Aima en los ojos.

¿Qué hacía el lobezno en el hueco del árbol? Los cachorros nunca andaban solos, ni siquiera los de esa especie.

—¿Te has perdido? —preguntó Urkin, y el animal se encogió sobre sí mismo, gimiendo. Era muy hermoso. Urkin guardó el cuchillo y extendió una mano en un gesto de amistad.

El lobezno se apretó contra el fondo del hueco. No parecía dispuesto a salir por las buenas, y Urkin no iba a forzarlo. El nanok se alejó del árbol y tomó asiento sobre una roca, decidido a esperar el tiempo que fuera necesario.

Había huellas más grandes que las del cachorro en el suelo, y también eran lobunas. ¿Su madre o padre? ¿Qué había pasado ahí exactamente? Si los ektén eran como los lobos de Kum, no abandonarían a un miembro de su jauría, mucho menos al otro lado de la luz azul.

—Me quedaré aquí hasta que alguien venga a buscarte —dijo Urkin al lobezno—. Y si nadie viene... tendré que llevarte conmigo. No puedo dejarte solo, morirías. ¿Entiendes algo de lo que estoy diciendo? Supongo que no. Espero que comprendas mi tono de voz, al menos.

El lobezno se limitó a mirarlo sin parpadear. Al cabo de un rato pareció estar un poco más calmado, y sus ojos se desviaron hacia el río. Urkin dedujo que debía de tener sed.

—Enseguida vuelvo.

El nanok fue hasta la orilla, arrancó una hoja grande y usó la misma como cuenco para recoger el agua. Urkin la olió primero, y sí, estaba buena. Regresó junto al árbol sosteniendo la hoja con ambas manos.

—Aquí tienes, lobo de luna —dijo el nanok, depositando la hoja frente al cachorro antes de volver a la roca.

El lobezno no bebió de inmediato, sino que palmo a palmo se deslizó hasta la hoja y una vez ahí tomó el agua con rápidos lengüetazos. Después retrocedió al hueco en el árbol.

—Puf. Ya veo que esto no será fácil. Pero créeme, no pienso hacerte daño.

Urkin empezó a cantar en voz baja, como hacía para sus primos a la hora de la siesta. El lobezno luchó por mantener los ojos abiertos, pero debía de estar cansado y se durmió al cabo de un rato. Urkin guardó silencio. Mientras esperaba le dio hambre, así que comió las bayas en su bolsita pensando que a la vuelta tendría que recoger más. Nadie apareció en todo ese lapso. Si el lobezno tenía familia, se hallaba fuera de su alcance.

El cachorro despertó hacia el atardecer. Quizás había pensado que su madre estaría ahí cuando abriera los ojos, porque miró en derredor y luego bajó la cabeza en un gesto de desilusión. Urkin sintió pena por él.

—Escucha, ya debo irme. ¿Quieres venir conmigo? Vamos, sígueme. —El cachorro no se movió—. Está bien, no me sigas. Pero yo volveré mañana, y si aún estás aquí, te traeré algo de comer. Adiós.

Al tiempo que decía todo esto, Urkin bajó de la roca y se alejó muy despacio del árbol. No quería dejar ahí al cachorro, pero el animalito tenía que decidir por sí mismo si aceptaba o no la invitación.

Urkin siguió caminando, le dio la espalda al árbol... y entonces escuchó pasos detrás de él. El nanok sonrió de alivio. Allí estaba el lobezno, con la cola entre sus patitas pero siguiéndolo por su propia voluntad.

—Bien hecho. Yo me encargaré de ti, pequeño.

------------------------

¿Te gustó el fragmento? Haz clic aquí para leer la muestra gratis desde el principio o clic aquí para comprar el libro en tu tienda correspondiente de Amazon. ¡Besos!

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D