INCOMPATIBLES - Ella quería conquistar al cerebrito de la clase. Él estaba determinado a ignorarla... hasta que descubrió su secreto. UNA RELACIÓN PERFECTA - Historias románticas contemporáneas con un poco de arte en cada una. BESO ROBADO - Lina conoce a dos bailarines de ballet: uno que le gusta... y otro que hará de todo para conquistarla. LOBO DE LUNA - La amistad inquebrantable entre una criatura del bosque y un lobo de otro mundo. EL REY Y EL PÁJARO BLANCO - Había una vez un joven rey y un ave blanca con un secreto extraordinario. RELATOS DE AMOR Y SANGRE - A menudo el amor sale terriblemente mal... AMOR SANGRIENTO - Él está muriendo de un cáncer terminal. Ella tiene un secreto escalofriante. OSCURA SALVACIÓN - Historias sobre amor y salvación... plagadas de horror y oscuridad. Haz clic en las portadas para leer las muestras gratuitas. Ve a la página SOBRE MIS LIBROS para ver todo mi catálogo. ¡Gracias por apoyarme!

15 de noviembre de 2017

EL REY Y EL PÁJARO BLANCO

¡Libro nuevo para mis lectores! En esta ocasión se trata de una especie de cuento de hadas para adultos con una historia de amor detrás. Se titula El rey y el pájaro blanco. Sinopsis:

Había una vez un joven rey al que daba consejo un ave blanca... la cual guardaba un secreto extraordinario.

La sinopsis es corta porque la historia apenas si supera las 8.800 palabras. El librito está al precio mínimo por esa misma razón, pero aun así me esforcé mucho para que la portada y el adorno interior quedaran bien bonitos (de paso practiqué con el programa Inkscape, el cual pienso usar en proyectos futuros, no solamente literarios).



Hagan clic en la imagen para leer la muestra gratis. Hagan clic en este enlace para comprar el libro: http://leer.la/B077F2VGTH (los llevará a la página de Amazon que les corresponda).

¡Espero que les guste! Este librito es el primero de dieciocho obras cortas que dejaré en exclusividad en Amazon para no perder visibilidad. O sea, quienes estén en Kindle Unlimited podrán leerlas por dicho sistema (aunque yo siga sin fiarme de cómo Amazon cuenta las páginas a la hora de pagarme).

¡Me voy ahora a trabajar en mi siguiente historia!

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

2 de noviembre de 2017

NO TENGO MÓVIL

Sí, soy un bicho raro sin teléfono móvil. (¿Ya se recuperaron del impacto de mi afirmación? ¿Puedo seguir con el artículo?) Pero hay muchas razones detrás de mi negativa a tenerlo (al menos por ahora), de modo que decidí explicarlas en esta entrada para que la gente me entienda mejor.

Razón #1: CRECÍ SIN MÓVIL, TODAVÍA PUEDO VIVIR SIN UNO

Por cuestiones de edad, nacionalidad y nivel socioeconómico, mi niñez fue un 97% analógica. Incluso teníamos un televisor EN BLANCO Y NEGRO en la cocina de mi casa. Recuerdo perfectamente cuando compramos el primer lavarropas, y recién en 1996 pude tener una computadora. Cuando yo era chica, los teléfonos móviles eran del tamaño de ladrillos. Luego se fueron empequeñeciendo, claro, pero seguían siendo CAROS. O sea, crecí en una época donde las personas se comunicaban por teléfonos fijos, y hablando. ¿Agradezco los avances tecnológicos? ¡POR SUPUESTO, ME ENCANTAN! Pero de todas las cosas nuevas que han aparecido (cámaras digitales, libros electrónicos, etc.), los teléfonos móviles siguen estando en el grupo de dispositivos electrónicos que no me he visto obligada a adquirir. Si quieren comunicarse conmigo, llámenme por el teléfono fijo, o mejor: mándenme un mensaje por correo electrónico, Facebook o Twitter.

Razón #2: LA CUESTIÓN AMBIENTAL

¿Recuerdan el artículo sobre mi molesta conciencia ecológica? Pues bien, no he cambiado de opinión en cuanto a comprar cosas que no necesito y que encima son antiecológicas. Y los móviles están entre los aparatos electrónicos más antiecológicos que se producen hoy en día, por eso de la obsolescencia programada y los minerales que requieren (muchos de los cuales provienen de zonas en conflicto).

Razón #3: NO TENGO MUCHA VIDA SOCIAL

Es la razón principal por la que no he necesitado un móvil. Hay personas que los utilizan para comunicarse con amigos y parientes... pero yo ya casi no los tengo en mi ciudad. Y para las cuestiones laborales... todavía me las arreglo sin móvil. Incluso me las arreglo sin reloj, dado que lo que importa es la hora de salida para pillar el autobús y llegar puntualmente al sitio de trabajo. Vivo en una ciudad tan pequeña que sé cuántos minutos me toma llegar a pie o en autobús a la mayoría de los lugares importantes.

Razón #4: ME REHÚSO A TENER UN MÓVIL PARA LA COMODIDAD DE LAS PERSONAS IMPUNTUALES

"Pero ¿qué pasa si quedaste con alguien y esa persona tiene que avisarte de que llegará tarde?", me han preguntado algunos. ¿Y saben cuál es mi respuesta? ME AVISEN O NO ME AVISEN, A MÍ ME REPATEA DE IGUAL MANERA LA IMPUNTUALIDAD AJENA. En parte es por eso que ya no tengo vida social y voy sola a todas partes. Me cansé de esperar al resto del mundo. Lo único que cambiaría teniendo un móvil es que los demás podrían avisarme antes de que van a llegar tarde, ¿y por mi parte yo tendría que comprar un dispositivo que no necesito y pagar una cuota mensual que podría emplear en algo más útil (música/libros)? ¿¿QUÉ GANO YO CON ESO?? ABSOLUTAMENTE NADA. ¡¡APRENDAN A SER PUNTUALES, LEÑE!! (Solamente justifico la impuntualidad por causas ajenas a la persona que llega tarde. Raramente es el caso.)

Razón #5: SOY INTROVERTIDA

Eso ya lo dije en esta entrada de mi blog. O sea, en general me limito a decir solamente lo indispensable. No necesito un dispositivo adicional de comunicación, considerando que tampoco necesito comunicarme tanto.

Razón #6: NO ME GUSTA LO QUE LOS MÓVILES HACEN A LAS PERSONAS

No sé si a mí me pasaría lo mismo, pero ¿han mirado alrededor, ya sea en la vía pública o el autobús? Las personas van enganchadas a los móviles como si fuera una especie de chupete para el cerebro. Incluso he visto a unos cuantos CRUZAR LA CALLE mirando la pantallita. En serio, ¿qué pasa? ¡Como si no hubiera cosas bonitas o interesantes en el mundo real! Cuando estoy en un autobús, prefiero sentarme junto a la ventana u observar a las personas a mi alrededor, y cuando camino de un lugar a otro más bien aprovecho para detectar halcones (por no hablar de que tengo que estar pendiente de los asaltantes y el tránsito loco de Montevideo). También me gusta saludar a mis amigos gatunos y perrunos (sobre todo porque son lindos y suavecitos y no me hacen perder tiempo con charlas irrelevantes). Por cierto, si hubiera estado distraída mirando un móvil, ¡tal vez no habría conocido a mi actual gato Osito!


Razón #7: TIEMPO DE DESCONEXIÓN

La escritura y el dibujo en digital ya me obligan a pasar bastante tiempo frente a una pantalla. Apuesto a que mis ojos agradecen los períodos de descanso.

Razón #8: PARA GUARDAR INFORMACIÓN, TODAVÍA EXISTE EL PAPEL

Muchas personas desesperan cuando pierden el móvil porque ¡ahí estaban todos los números de sus contactos! Gente, respalden la información en algo que no dependa de una batería y que no sea susceptible de ser robado. De nada.

Razón #9: TENGO UNA CÁMARA DIGITAL

Digo, por eso de sacar fotos o grabar vídeos. Tengo una cámara digital con objetivo macro hace años porque necesitaba sacar buenas fotos en el trabajo. También me gusta fotografiar mariposas.

Razón #10: NO TENGO POR QUÉ ESTAR DISPONIBLE PARA TODO EL MUNDO TODO EL TIEMPO

No soy doctora de emergencias, bombera ni policía. Si no es urgente (y raramente lo es), me pueden llamar de nuevo cuando esté disponible. Y puestos en ello, seguiré descolgando mi teléfono fijo a mediodía, porque los empleados de televentas tienden en llamar a esa hora, interrumpiendo mi almuerzo (grrrr).

Así que ya ven, no soy un bicho raro sin móvil sólo porque sí :-)

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

31 de octubre de 2017

EL BAILE DE HALLOWEEN

Había una vez una hermosa joven a quien su madrastra le había prohibido que fuera a un baile de Halloween en el palacio de un príncipe. Apareció entonces un hada madrina y...

Bueno, no fue así como pasó la cosa. La protagonista de la historia era yo (nunca hermosa y ya no tan joven), y hace años que mi madre no me prohíbe nada. Además, no necesito un hada desde que tengo a mi unicornio :-)

Empecemos de nuevo: había una vez una escritora muy excéntrica (con un dragón, un gato, un unicornio, un dinosaurio y un monstruo bajo la cama) que había escuchado algo sobre una fabulosa fiesta de Halloween, pero no podía asistir a la misma porque no la habían invitado, de modo que decidió colarse... con un poco de ayuda mágica.

—¡Cuernitooo! ¿Dónde estás, maravilloso y colaborador unicornio mío?

Mi unicornio apareció deslizándose por el suelo como si estuviera patinando en hielo. Hizo dos twizzles y un salto triple Axel antes de aterrizar frente a mí con la suavidad de una semilla de diente de león (cosas chulas y un poco cursis que hace Cuernito para impresionar, lo cual siempre consigue).

—Cuernito bonito —dije yo—, quiero asistir a una fiesta de Halloween pero no tengo invitación ni un atuendo apropiado. ¿Podrías ayudarme con eso? Necesito algo macabro pero elegante.

Y claro, mi unicornio estuvo más que feliz de ayudarme, puesto que me adora. Para empezar, me mandó a buscar una calabaza para convertir en carroza, pero como en Uruguay no venden calabazas en los supermercados, lo que hice fue conseguir una piña de buen tamaño.

—Espero que sirva —dije—. Pero ten en cuenta que quiero comérmela cuando esto acabe, ¿eh? No me gusta desperdiciar alimentos. Sobre todo las frutas tropicales importadas.

Mi unicornio se encogió de hombros como diciendo "no hay problema" (sí, es un cuadrúpedo y puede encogerse de hombros; es normal que las criaturas mágicas se muevan/flexionen en formas inesperadas para su anatomía). Saltaron unas chispas de su cuerno y... voilá, de pronto había frente a nosotros una bonita carroza de color verde oscuro, rugosa y con un olor exquisito a jugo de piña :-D Sin embargo, en lugar de transformar ratones en caballos al estilo Cenicienta, lo que hizo mi unicornio fue crear un par de thestrals usando los restos de aceite de motor en la avenida más cercana a mi casa (la avenida quedó limpísima después de eso, por cierto). Por último convirtió a mi dragón en el cochero, y a mi gato... a mi gato en un almohadón peludo para el interior de la carroza.

—No creo que a Osito le guste lo de ser un almohadón —observé en tono diplomático—. Mejor dejarlo en casa para que cace cucarachas en el fondo, ¿sí?

Cuernito volvió a encogerse de hombros y devolvió a Osito a su forma gatuna. Osito escapó corriendo y se metió bajo un mueble, desde donde le dirigió a mi unicornio unas cuantas miradas furibundas.

En fin, ¡ya sólo faltaba mi atuendo! Iba a pedirle a Cuernito que me disfrazara de Morticia Addams, pero él ya se había entusiasmado con nuestra versión macabra del cuento de hadas, y por lo tanto convirtió mis ropas de andar por casa en un precioso vestido violeta oscuro, quizás inspirado en la serie de TV Once Upon a Time (que a él también le gusta). ¡Con unas zapatillas de obsidiana sorprendentemente cómodas y suaves por dentro, además!

—¡Oh, esto me gusta! —exclamé—. ¡Gracias, Cuernito lindo! ¡Lo pasaré genial esta noche!

Me despedí de Cuernito, subí a la carroza, y mi dragón Donald hizo avanzar a los thestrals de camino al sitio de la fiesta. La invitación estaba en mi bolso... entre unos cuantos bombones con forma de brujitas, los cuales lancé a los niños que estaban pidiendo dulces por ahí (salvo los que guardé para mí porque, ya saben, chocolate).

La fiesta era en una mansión abandonada. Había allí un montón de gente, todos disfrazados en forma macabra: vampiros, momias, asesinos raros de películas de terror (Jason, Freddie, Michael Myers, Jigsaw), y así por el estilo. En los altavoces sonaba música bailable pero tenebrosa, onda Inkubus Sukkubus. O sea, ¡una fiesta súper genial y aterradora! A quienes preguntaron sobre mi disfraz les contesté que era Erzsébet Báthory, inquiriendo a mi vez si habían visto por ahí alguna virgen en cuya sangre pudiera bañarme para borrar mis arrugas (hizo bastante gracia mi pregunta, y aunque al parecer no había jóvenes vírgenes entre la concurrencia, algunos me sugirieron que probara bañarme en sangre de políticos tarúpidos, en caso de que tuviera el mismo efecto rejuvenecedor).

De pronto me encontré bailando con un tipo disfrazado de monstruo. Un monstruo bastante raro, con cuernos, espinas y una cola enorme, como la de un dinosaurio pero con pelo en lugar de escamas y plumas.

—¿Cómo te llamas? —le pregunté, y él gruñó—. Te tomas muy en serio tu disfraz, ¿eh? —Mi pareja de baile volvió a gruñir pero no me importó demasiado, dado que no soy muy aficionada a las charlas casuales.

Seguimos bailando, luego paramos para comer algo... y mi pareja se abalanzó sobre una mesa como si realmente fuera un monstruo hambriento. Devoró la mitad de los bocadillos en tres segundos, lo cual le ganó miradas de desaprobación y extrañeza a partes iguales.

—Oye, oye, no hace falta que te tomes taaaan en serio tu disfraz. Ven, vamos afuera a tomar un poco de aire.

Salimos de la mansión. Mi acompañante olfateó el aire, persiguió a un par de ratas que merodeaban el jardín y afiló sus garras falsas en un árbol. A continuación... orinó al pie de otro árbol.

Esto ya se estaba poniendo demasiado raro. Le tironée de la cola a mi pareja... ¡y él pegó un rugido de dolor! ¡Joder, ERA UN MONSTRUO DE VERDAD! Sin embargo, como hasta el momento nos habíamos llevado bien y a mí me gustan los animales, le dije:

—¿Qué, decidiste aprovechar el Halloween para pasearte por la ciudad de incógnito?

El monstruo asintió. Yo puse los brazos en jarras y lo miré de arriba abajo.

—Pues no te voy a mentir, estoy bastante sorprendida. Pero bueno, me llevo bastante bien con los monstruos desde que uno se mudó al espacio bajo mi cama, y la verdad es que tienes buena onda, así que no veo por qué no deberíamos seguir juntos hasta que acabe la noche.

El monstruo sonrió, enseñando sus numerosos y afilados dientes.

—¿Qué tal si damos una vuelta por la ciudad para espantar en serio a aquellos que lo merezcan? —sugerí—. Podríamos empezar por la vieja miserable que vive junto a mi casa.

El monstruo sonrió todavía más. ¡Menudas fauces tenía, demonios! Me dieron ganas de arrojarle un filete crudo de vaca, o quizás un lechón entero.

Fuimos a asustar a mi odiosa vecina, pues, y luego a todos los malditos vándalos que salen por la noche en Montevideo a dañar propiedad pública y privada. ¡Y vaya que fue divertido! Detuvimos vándalos en las avenidas desiertas y en las plazas, y mejor no les cuento qué les hizo mi monstruoso amigo con las latas que estaban usando para pintarrajear paredes y esculturas, dado que éste es un blog más o menos apto para todo público.


Los vándalos huyeron aterrados, y como aún era de noche, el monstruo y yo nos dedicamos a buscar búhos, atrayéndolos con ratas. O sea, ¡al monstruo le gustaba observar aves tanto como a mí! En serio, qué monstruo tan cool. Mejor que muchas personas, y además no aturdía con conversaciones irrelevantes :-D

Por desgracia, no tardó en llegar el amanecer, y entonces el monstruo me hizo señas de que tenía que irse a casa.

—No quieres que te descubran, ¿eh? —El monstruo negó con la cabeza—. Ya, te entiendo, hay mucha gente intolerante por ahí. Imagino que tampoco me dirás donde vives. —El monstruo volvió a negar. En un arrebato de inspiración, me quité uno de los zapatos de obsidiana y se lo entregué—. Toma. Tiene mi olor, por si quieres volver a encontrarme. Podríamos, no sé, ir juntos al interior del país y asustar a las personas que cazan ilegalmente, ¿te parece bien? Y creo que les agradarías a mi dragón y al resto de mis otros amigos raros.

El monstruo asintió, sonriendo. Más adorable imposible.

—Bueno, adiós. Que tengas una linda semana y todo eso.

Nos despedimos agitando la mano (o sea, una mano y una garra) y yo volví a la mansión, donde mi dragón NO me estaba esperando... ¡porque se había colado él también a la fiesta a beber vino y comer pastelitos con forma de critters, tras haberle robado su disfraz de Voldemort a uno de los invitados! Sonreí. No esperaba menos de mi irreverente hijo adoptivo :-D

—Tenemos que irnos, Donaldito. Espero que te hayas divertido. —Donald asintió—. Yo conocí a un monstruo de verdad, por cierto. Te contaré todo por el camino.

Así fue como regresamos a casa, tras una fiesta de Halloween estupenda :-) Conservaré el vestido y el zapato; el primero por si aparece otra ocasión para usarlo, y el segundo como recuerdo.

¡Y espero que mi nuevo amigo monstruoso venga a visitarme alguna vez!

G. E.

PD: Dejamos que los thestrals se marcharan volando, puesto que habría sido una pena convertirlos de nuevo en aceite usado. Ojalá no alteren el equilibrio ecológico de la región.

PPD: Me comí la piña. Estaba deliciosa.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

21 de octubre de 2017

MI REVISTA DIGITAL GRATUITA

Durante meses me he devanado los sesos buscando una manera de conseguir más lectores. Alguien me sugirió que hiciera vídeos para YouTube, pero no estoy nada segura de que dirigirme al público que pasa tiempo en YouTube lleve a ventas de LIBROS, y crear vídeos consumiría un tiempo que apenas si me está alcanzando para escribir (culpen por eso a las reparaciones domésticas, las cuales estoy haciendo yo mismita a falta de obreros de confianza; lado bueno del asunto: ¡músculos más tonificados!).

La otra opción era crear una lista de correo, pero tantos de mis colegas están teniendo problemas con ellas que por ahora voy a dejar la idea de lado. Además, imagino que los lectores en general ya reciben suficientes correos electrónicos y no quieren apuntarse a nada más.

¿Qué hacer, pues? Continué exprimiendo mi cerebro, buscando algo a la vez original, entretenido, capaz de generar expectativa, compatible con mi versatilidad literaria y mis habilidades para el dibujo, y donde pudiera insertar propaganda de mis libros sin molestar a los lectores.

Entonces se iluminó una lamparita en mi cerebro con este mensaje: CREA UNA REVISTA. No una revista en papel, claro, dado que no tengo los medios para eso, pero ¿qué tal una revista digital compatible con PCs, tabletas y dispositivos similares al Kindle?

La idea tuvo buena recepción entre mis contactos, de modo que puse manos a la obra.

Decidí crear mi revista en PDF. ¿Por qué? Varios motivos: en primer lugar, mucha gente todavía busca/lee libros electrónicos en PDF, a pesar de que en realidad son más convenientes los formatos EPUB y MOBI; en segundo lugar, el PDF ahorra problemas de compatibilidad entre los diferentes dispositivos; y en tercer lugar, ¡al PDF se le pueden poner marcos e imágenes vectoriales! (lo de los marcos es imposible con los formatos EPUB y MOBI). De paso, es buena práctica para otro proyecto que tengo en mente (del cual hablaré cuando esté en camino).

El primer número de mi revista ya está disponible para su descarga desde mi Google Drive: https://goo.gl/aGxM5B (el enlace lleva a un archivo ZIP con el PDF y dos fondos de pantalla fractales). Hete aquí la portada:


Y así se ven las páginas (nótese el tamaño de letra razonable, dado que el mismo no se puede ajustar en un PDF):


El PDF se lee a la perfección en mi viejo Kindle básico con botones, y también en tabletas, según me han reportado hasta ahora. NO está hecho para leerse en teléfonos móviles, sorry, pero supongo que da igual, dado que muy poca gente lee textos largos en tales dispositivos.

El contenido consiste en lo siguiente: una introducción, recomendaciones según el tema del mes (Halloween, en este caso), un relato propio también según el tema del mes, algo de propaganda que no molesta en absoluto, y un apéndice con mi información de contacto. Seguiré con este mismo esquema para los siguientes números de la revista (añadiré alguna sorpresa en el futuro, si el proyecto funciona).

Sinopsis del relato, titulado El precio de la vida (es macabro, por razones obvias):

Tali y Niko son dos jóvenes atrapados en un mundo posapocalíptico. Un hombre misterioso con poderes sobrenaturales les ofrece un escape... pero a cambio de algo terrible.

¿Algo más? Ah, sí: los próximos números de la revista, cada uno con un tema distinto, estarán disponibles para su descarga EL DÍA 15 DE CADA MES; podrán encontrar el enlace en la columna a la izquierda en este blog, mi cuenta de Twitter y mi página de Facebook (y si no, pregúntenme).

IMPORTANTE: Como lo de la revista es una estrategia destinada a conseguir más lectores, y por lo tanto más ventas de libros, voy a darle un año para ver si funciona. O sea, doce ejemplares. Si al cabo de ese tiempo no veo un retorno en la inversión, mucho me temo que tendré que cancelarla, porque NO PUEDO TRABAJAR GRATIS TODO EL TIEMPO (o peor: poniendo dinero de mi bolsillo). Triste pero cierto. La revista se mantendrá mientras yo venda libros y/o reciba donaciones del público (mejor lo primero, claro). O sea, ¡siéntanse libres de descargar la revista y recomendarla a medio mundo!

Espero que funcione, sin embargo. Crear el primer número fue muy, muy divertido, y ya estoy trabajando en el del próximo mes, que irá sobre aves (nada que ver, lo sé, pero la idea es sorprender de un mes a otro).

Listo. Ahora me pondré a trabajar en la entrada para Halloween de este blog :-)

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

15 de octubre de 2017

UNA OKTOBERFEST ESPANTOSA

¿Recuerdan mi Oktoberfest del año pasado? ¿La primera con mi unicornio Cuernito? Pues bien, este año también nos sentamos a pensar una manera original de celebrar dicha festividad... hasta que sucedió algo inesperado. Era de noche, me distraje un momento para hacerme un té, y de pronto escuché a mi unicornio lanzar un relincho de ayuda. Giré la cabeza... ¡y vi a un montón de criaturas pequeñas y de aspecto raro secuestrando a mi adorado Cuernito!

Apagué el fuego bajo la caldera, agarré un cuchillo y corrí tras el grupo llamando a mi dragón Donald (quien estaba en la azotea, claro, porque hace años que no cabe en mi casa). Las criaturas, sin embargo, ya estaban desapareciendo con mi unicornio por un agujero en la tierra.

—¡Los seguiré por ahí! —le dije a mi dragón—. ¡Tú alcánzanos si puedes!

Mi Donaldito asintió y yo me interné en el túnel en pos de mi unicornio (porque cuando tienes una criatura tan adorable como un unicornio, no puedes dejar que te la afanen, punto). Obviamente me sentí igual que Alicia persiguiendo al Conejo Blanco, aunque en mi caso no se trataba de un conejo sino de... ¿qué eran esas cosas? No había podido observarlas bien en mi casa, y ahora era mucho más difícil a causa de la oscuridad en el túnel. Parecían, no sé, patatas grandes, verrugosas, medio descascaradas y con brazos y piernas. Trabajaban muy bien en equipo, sin embargo: llevaban a mi unicornio sobre ellos como una tabla de surf sobre una ola, y de tal manera que Cuernito no lograba zafarse. Al notar que yo me había lanzado al rescate, él se encendió como un organismo subacuático fluorescente a fin de señalarme el camino.

Llegamos así a una cueva muy amplia... ¡donde había más criaturas igualmente feúchas, pero de otros tamaños! Creo que eran gnomos, trolls y otros seres mitológicos típicamente calificados como malignos.

Esgrimiendo el cuchillo, y fingiendo más valor del que sentía en ausencia de mi Donaldito, exclamé:

—¿Quiénes son ustedes?, ¿qué es este lugar?, y ¡devuélvanme ya mismito a mi unicornio, pandilla de desgraciados!

Decir lo último fue mala idea. Todas las criaturas se volvieron hacia mí enseñando los dientes, y la verdad es que tenían muchos de ellos. Y bastante sucios, además; me hicieron pensar en mordeduras infectadas con potencial de causar septicemia.

Menos mal que en ese momento apareció mi dragón, todo sucio de tierra por haberse abierto camino con sus garras igual que un topo. Donald lanzó un par de llamaradas de advertencia al estilo comisario disparando al techo dentro de un saloon en una película del Viejo Oeste, y entonces las criaturas soltaron a mi unicornio y se refugiaron en los rincones, temblando de miedo.

Cuernito corrió hacia mí y se recostó contra mi pierna. Acaricié su cuello a fin de consolarlo.

—Bien, nos vamos ahora —dije—. Más vale que no nos sigan, y más vale también que no se atrevan a secuestrar de nuevo a mi unicornio, ¿entendido? ¡Adiós!

Di media vuelta, haciendo señas a Donald y Cuernito de que me siguieran... y casi de inmediato empezaron los llantos desconsolados detrás de mí. ¿Pero qué rayos...?

Volví a darme la vuelta y contemplé un espectáculo extraordinario: todas las criaturas en la cueva, que tan horribles y amenazadoras me habían parecido minutos antes, estaban berreando como bebés.

—Bueno, bueno, pero ¿qué les pasa? —pregunté.

Una de las criaturas se recuperó lo suficiente como para responderme, pero no hablando, puesto que sólo sabía pronunciar gruñidos, sino contándome toda una historia mediante señas.

Primero me señaló un cartel anunciando la Oktoberfest. Luego me guió hasta el fondo de la cueva, donde sus congéneres habían intentado, sin éxito, producir cerveza. Pude deducir lo siguiente: allí en la cueva no tenían cebada ni agua potable, y como las criaturas no podían subir a la superficie a comprar/afanar la bebida (por miedo a ser descubiertas), habían secuestrado a mi Cuernito a fin de que transformara su asqueroso brebaje, tal como hizo con el arroyo en la pasada Oktoberfest.

—Uf, pues haberlo pedido por las buenas y ya —contesté, poniendo los brazos en jarras, y las criaturas hicieron diversos gestos de vergüenza. Me estaba dando la impresión, sin embargo, de que el plan había sido secuestrar a mi Cuernito por un rato, nada más—. De acuerdo, hagamos esto: mi unicorno producirá suficiente cerveza para que puedan celebrar la Oktoberfest, y ustedes, a cambio, se asomarán de vez en cuando por la ventana de la vieja miserable junto a mi casa a fin de provocarle unos cuantos sustos. ¿Les parece bien?

Las criaturas asintieron, sonriendo de felicidad.

—Mi unicornio también convertirá unos cuantos palitos en cepillos de dientes para ustedes, ya que estamos —añadí—. Me da que nadie les ha informado sobre la importancia de la higiene dental.

Las criaturas se miraron entre sí con sendas expresiones de desconcierto, demostrando así la veracidad de mi afirmación.

—Haz lo tuyo, Cuernito —dije, y mi unicornio puso cuerno a la obra. En pocos segundos el líquido viscoso y apestoso de las criaturas pasó a ser deliciosa cerveza, y las criaturas pudieron al fin celebrar una Oktoberfest decente. Y me refiero a una fiestota con música y todo, dado que unos cuantos gnomos sacaron sus tambores y flautas y se pusieron a tocar melodías tradicionales de dicha festividad (a saber dónde y cómo las aprendieron).

Cuernito, Donald y yo decidimos celebrar con ellos. Total, una Oktoberfest es una Oktoberfest, incluso dentro de una cueva y rodeados de monstruitos :-D


Antes de irnos, mi unicornio hizo un último regalo a las criaturas subterráneas: les creó un manantial de agua pura y una especie de cebada que crece en la oscuridad. ¡Así podrán fabricar su propia cerveza para el año que viene! Espero que entonces nos INVITEN a la nueva fiestota, o sea, ¡sin secuestros de por medio!

¡Feliz Oktoberfest 2017 para ustedes también, queridos lectores!

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

9 de octubre de 2017

EL LADO OSCURO DEL EMPODERAMIENTO FEMENINO

Antes que nada, aclaro: éste NO es un artículo antifeminista. El feminismo es bueno y necesario, y me encanta que las mujeres alrededor del mundo estemos tomando conciencia de todo lo que somos capaces de hacer, que es mucho.

Peeeeeeero... he empezado a ver que todo esto de la igualdad y el empoderamiento tiene un lado malo del que deberíamos estar conscientes, a fin de no caer en una depresión o en comportamientos autodestructivos.

La cuestión es ésta: NOS ESTAMOS PONIENDO DEMASIADA PRESIÓN. De hecho, nos estamos poniendo MÁS presión que la que sufrían los hombres cuando, por esa cuestión de los roles de género tradicionales, eran los únicos proveedores de su familia.

Sí, las mujeres podemos hacer más de lo que se nos ha hecho creer a lo largo de la historia. Pero no podemos hacerlo TODO, simplemente porque NADIE puede hacerlo todo.

Las mujeres NO somos la Mujer Maravilla. No somos como las protagonistas de las novelas modernas consideradas feministas: guerreras invencibles, seguras de sí mismas, hábiles en tropecientas cosas, capaces de superar situaciones horribles sin quedar traumatizadas de por vida.

En serio, ¿cuántas de nosotras realmente nos despertamos a la mañana con la sensación de "allá voy, mundo, y pobre de quien trate de detenerme"? La mayoría de las veces yo más bien me siento como Bridget Jones (y meto la pata tan a menudo como ella, además).

Y sin embargo, a fin de conseguir la dichosa igualdad, ya no nos estamos permitiendo admitir defectos, debilidades o inseguridades. O pasa esto otro: mujeres que se ven obligadas a defenderse de críticas por confesar que tienen problemas de ansiedad/depresión o trastornos alimenticios, como si los mismos fueran inaceptables. El "tú puedes, mujer" termina resultando contraproducente, PORQUE A MENUDO PASA QUE UNA SIMPLEMENTE NO PUEDE. En los sistemas patriarcales, la vulnerabilidad en los hombres está tan mal vista que ellos se callan cuando están agobiados, se deprimen... y se suicidan. Estuve leyendo al respecto, y parece que las tasas de alcoholismo están aumentando en las mujeres más o menos por la misma razón.

¿Será también por eso que han tenido tanto éxito libros como 50 sombras de Grey? ¿Porque sirven para vivir por un rato la fantasía de dejar a otro las decisiones, preocupaciones y responsabilidades, como en un cuento de hadas moderno? En la vida real, por desgracia, una no puede ceder el control sin correr el riesgo de caer en una relación abusiva. ¡Menudo dilema!

Más cosas que pasan en la vida real: las mujeres con carrera e hijos sufren un estrés brutal y abandono por parte de sus maridos; las mujeres solteras con carrera se sienten menospreciadas o culpables por no tener familia; las mujeres que se quedan en casa a cuidar los hijos se sienten menospreciadas o culpables por no tener una carrera; y las mujeres que sufren trastornos nerviosos o traumas por situaciones pasadas se sienten menospreciadas o culpables por no poder superar todo eso. Oigan, ¿no se suponía que la igualdad nos haría libres y felices?

Creo que hay que dejar la culpa y la ansiedad de lado y empezar a pedir ayuda cuando hace falta. Por no hablar de DAR AYUDA en lugar de discursos motivacionales contraproducentes. Ya me he cansado de ver en Twitter esa frasecita de "no existen los problemas sino tu forma de verlos". ¿En serio? ¿O sea que si una persona no puede curarse de una depresión o superar un trauma ES SU CULPA, porque está viendo el problema "en forma equivocada"? [Gissel interrumpe la escritura un momento para golpear su cabeza contra el teclado.]

Mucha gente tampoco entiende cuán difícil es para una mujer salirse de una relación de pareja abusiva. Hay daño psicológico de por medio, o vulnerabilidad económica, o incluso amenazas. En lugar de decir a una mujer maltratada "no te dejes pegar" (como si fuera algo que ella consiente, y por lo tanto su responsabilidad), mejor sería ayudarla a escapar de su pareja, con asistencia policial de por medio (o la asistencia de alguna organización para mujeres maltratadas, porque no es raro que la policía maneje mal tales casos).

O sea, el empoderamiento femenino ES algo bueno... pero no debemos permitir que se convierta en una tiranía aplastante, igual que el machismo. Tener problemas que una no puede manejar es totalmente HUMANO. Está bien admitir que una se siente desbordada, está bien pedir ayuda, y una no tiene por qué sentirse culpable por no ser la Mujer Maravilla, dado que la Mujer Maravilla es un personaje de ficción. Y si vemos a una mujer que no puede con todo, en lugar de largarle un "esfuérzate más, que tú puedes" podríamos decirle "te ves agobiada, dime en qué puedo ayudarte".


¡Hagamos como las elefantas, que corren a sacar a sus compañeras del fango en lugar de menospreciarlas por no poder salirse solas!

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

3 de octubre de 2017

MIS ANIMALES RAROS FAVORITOS

Hace un tiempito escribí un artículo sobre mis organismos exitosos favoritos. Hoy, como pone en el título, toca escribir uno sobre mis animales raros favoritos, sólo porque sí :-D ¿Listos? ¡Aquí van!

PANGOLÍN — Parece un extraño caballero con armadura, pero se trata de un animalito adorable y pacífico. Su ficha de Wikipedia está aquí.


Por desgracia, esta preciosura de animalito está en peligro debido a la caza indiscriminada :-(

Foto de Piekfrosch, página alemana de Wikipedia, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1788311.

EQUIDNA — Este bichito parece un simple puercoespín, pero es mucho más interesante que eso. ¡Se trata de una de las dos únicas especies de mamíferos ovíparos que existen en todo el mundo! (la otra es el ornitorrinco). Sí, es un mamífero que pone huevos, y además es marsupial.


Su ficha de Wikipedia está aquí. Foto de dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=670107.

ORICTEROPO — También llamado cerdo hormiguero. Curiosamente, solía aparecer en el programa de la Pantera Rosa, donde perseguía a una hormiga al estilo Tom y Jerry :-D Su ficha de Wikipedia está aquí.


Foto de Scotto Bear (North Beach, MD, EUA), CC BY-SA 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3622805.

MANTIS ORQUÍDEA — ¿Han visto mantis religiosas alguna vez? ¡A mí me encantan! ¡Son como los leopardos del mundo de los insectos! Resulta, sin embargo, que las mantis pueden ser todavía más asombrosas... ¡hasta el punto de disfrazarse de flores!


Su ficha de Wikipedia está aquí. Foto de Luc Viatour, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=5187230.

CARACAL — Es un felino africano-asiático poco conocido pero muy bonito, como una especie de puma pequeño con orejas rematadas en mechones de pelo oscuro (está más emparentado con los servales que con los pumas, sin embargo).


Su ficha de Wikipedia está aquí. Foto presumiblemente de Inkbacker~commonswiki, CC BY 2.5, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1799844.

FENECO — Se trata de un bonito zorro del desierto, con enormes orejas para disipar el calor y otras características que le permiten sobrevivir en su ambiente cálido y seco.


Su ficha de Wikipedia está aquí. Foto de Tim Parkinson (Sheffield, Reino Unido), CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2490268.

LICAÓN — Es una especie de perro africano salvaje. Estos animales cazan en jaurías y son muy eficaces, aunque están amenazados por la destrucción de su hábitat y la competencia con carnívoros más grandes. Su ficha de Wikipedia está aquí.


Foto de Derek Keats (Johannesburgo, Sudáfrica), Parque Nacional Chobe, Botswana, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=61458838.

AGUARÁ GUAZÚ — Parece una especie de zorro, pero no está emparentado con ningún cánido moderno. Vive en Sudamérica. Es una especie protegida, dado que sufre por la destrucción de su hábitat y la cacería debida a las supersticiones (no ataca al ganado ni a los humanos).


Su ficha de Wikipedia está aquí. Foto CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=73999.

ÁGUILA ARPÍA — Es una de las rapaces más impresionantes, en mi opinión. Habita las pluviselvas de América. Su ficha de Wikipedia está aquí.


Foto de http://www.birdphotos.com, trabajo propio, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3785263.

AYE-AYE — Es otro bichito adorable que tiene una mala fama injustificada debido a su aspecto raro. Uno de sus dedos es más largo que los demás, y lo emplea para sacar insectos de los agujeros en los troncos. O sea, ¡cumple una función útil de control de plagas vegetales!


Su ficha de Wikipedia está aquí. Foto de Frank Vassen, Flickr, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=19600466.

BABIRUSA — El babirusa es una especie de cerdo con unos colmillos muy particulares: éstos crecen y crecen como si fueran cuernos de carnero, hasta el punto de que pueden llegar a clavarse en la frente del animal. Su ficha de Wikipedia está aquí.


Foto de Terence Ong, trabajo propio, CC BY 2.5, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=1418136.

SEPIA — La sepia es algo así como un primo divertido del calamar. Se desplaza muy rápido, sus cromatóforos le permiten mimetizarse según lo requiera la ocasión, e incluso puede modificar su textura. ¡Lo que sea con tal de no morir devorado! :-D


Su ficha de Wikipedia está aquí. Foto de Diliff, CC BY 2.5, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=533810.

PEZ DRAGÓN — Es uno de los peces más raros que conozco. ¡Pasa toda su vida fingiendo ser un montón de algas!


Su ficha de Wikipedia está aquí. Foto de James Rosindell, trabajo propio, CC BY-SA 4.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=45692802.

DRAGÓN VOLADOR — No, no es un dragón (ya le gustaría a mi dragón Donald), sino una especie de lagarto que parece un dragón debido a sus membranas laterales, las cuales usa para planear.


Su ficha de Wikipedia está aquí. Foto de H. Zell, trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=56541388.

MWANZA AGAMA CABEZA PLANA — Es un lagarto africano que se parece a Spider-Man. A SPIDER-MAN. ¡Díganme si no es fenomenal! :-D


Su ficha de Wikipedia está aquí. Foto de Christian Mehlführer (Chmehl), trabajo propio, CC BY 2.5, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=2134899.

FOSSA — Es otro de esos bichos que parece una cosa pero en realidad se trata de una especie distinta. O sea, el fossa parece un felino pero se trata de un euplérido (no me pregunten qué carajo es un euplérido, no tengo ni la más repajolera idea). Aun así es bonito, ¿verdad? :-)


Su ficha de Wikipedia está aquí. Foto de Chad Teer, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=4436196.

Si en algún momento encuentro otro animal raro para mi lista de favoritos, vendré a añadirlo :-)

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

27 de septiembre de 2017

CÓMO DETECTAR INFORMACIÓN ENGAÑOSA EN INTERNET

"¡El mundo celebra la vacuna contra la diabetes!", "¡las zanahorias curan el cáncer!", "¡ingerir bicarbonato alcaliniza el cuerpo y previene enfermedades!", "¡el secreto que las farmacéuticas no quieren que sepas!", "¡el secreto que tu gobierno no quiere que sepas!", etcétera, etcétera. ¿Les suena algo de lo anterior? Si es así, entonces...

¡BIENVENIDOS AL MARAVILLOSO MUNDO DEL CLICKBAIT O CIBERANZUELO!

Antes que nada, voy a contarles unas cuantas historias maravillosas.

1) Mi madre tuvo cáncer de cuello de útero y se salvó gracias a una terapia milagrosa basada en el poder de los átomos.

2) La esposa de un conocido tuvo cáncer de seno y se salvó gracias a otra terapia milagrosa de brebajes preparados por un conjunto de sabios.

3) Yo no he pasado un solo día enferma en cama desde 2007 gracias a la ingesta de determinados alimentos y por llevar a cabo ciertas prácticas físicas y espirituales.

4) También evité numerosas enfermedades potencialmente mortales gracias a un método antiguo basado en la transformación e inyección de ciertos organismos microscópicos.

¡Oh, pero qué increíble!, ¿verdad? Sin duda. A mi madre le hicieron radioterapia, a la esposa del conocido le hicieron quimioterapia, yo no he enfermado por lavarme las manos, comer bien y hacer ejercicio, y no he contraído sarampión ni etc. porque me vacunaron de niña.

Acabo de ejemplificar cómo una historia "embellecida" puede tener más poder sobre la mente de las personas que una simple explicación científica basada en hechos y estadísticas. Así es como la gente termina renegando de la medicina (con estudios comprobados detrás) y cae en las garras de gurús que prometen curas "milagrosas" tan efectivas como besar sapos y cantarle a la luna.

Otro ejemplo: los médicos vienen diciendo hace rato que las personas debemos comer más verduras porque eso previene varias enfermedades, incluyendo la arterioesclerosis, la obesidad y el cáncer de colon. ¿Qué es lo que pasa? Que la gente NO come más verduras. Pero si en Internet salen varios artículos seudocientíficos hablando de las maravillas de ingerir carbón activado, entonces la gente va y come carbón activado (y luego se enferman por comer carbón activado, claro, porque el carbón activado es efectivo solamente cuando se usa para purificar agua o tratar determinadas intoxicaciones agudas).

En serio, ¿qué carajo está pasando aquí? ¿Cuándo fue que la gente dejó de confiar en la ciencia y empezó a confiar en artículos de origen y veracidad cuestionables?

Esto viene de largo, en realidad. Al principio la medicina no era muy confiable que digamos (de hecho, era bastante probable que los médicos te mataran con sus tratamientos), y cualquier charlatán podía afirmar que su elixir mágico (agua + azúcar + alguna hierba de sabor raro) curaba desde la sífilis hasta la tuberculosis. E incluso antes de eso, los textos religiosos hablaban de curas milagrosas por parte de los profetas y mesías.

Es que... los milagros son ATRACTIVOS. Los milagros son SEXIS. ¡Nos encantaría que existieran! Y los estafadores LO HAN SABIDO SIEMPRE, de modo que aprovechan la desesperación y la esperanza ajenas para sacar dinero a las personas incautas.

Encima, sabemos que hay científicos de ética cuestionable (casi siempre por codicia). Compañías farmacéuticas que largan medicamentos a precios abusivos, por ejemplo. Investigadores que interpretan mal a propósito los datos estadísticos para que el resultado se ajuste a lo que les conviene.

Sin embargo, no se puede negar que el método científico es el gran responsable del progreso de la humanidad, y que gracias a él hoy tenemos MILAGROS REALES como las telecomunicaciones, los aparatos para hacer resonancias magnéticas, los antibióticos y los paneles solares.

En serio, los conocimientos que tenemos hoy en día habrían sido considerados milagrosos en el pasado. Siguen siendo milagrosos ahora. No hay necesidad de desconfiar de algo si se ha probado repetidamente que tal cosa FUNCIONA, ¡como las vacunas! (sobre las cuales escribí este otro artículo).

Pero bueno, a lo que iba con el título de esta entrada: ¿cómo hacer hoy en día para detectar las estafas, la seudociencia y los artículos alarmistas creados específicamente para conseguir clics?

HAGAMOS COMO LOS POLICÍAS: SEGUIR EL DINERO

El primer objetivo del estafador es ése: CONSEGUIR DINERO. Y para conseguir dinero hará/dirá cualquier cosa. Cuando se trata de un artículo falso en Internet, los siguientes elementos deberían levantar banderas rojas:

UN TITULAR SÚPER LLAMATIVO — Ejemplos: los que puse arriba del todo en este artículo. Esos titulares son ciberanzuelos que se usan para que la gente haga clic en ellos y llegue al artículo, el cual podrá ser totalmente falso, medianamente falso, o verdadero pero muy exagerado. La cuestión es: el responsable del artículo ganará dinero de una forma u otra, ya sea simplemente por el tráfico y la publicidad (el tráfico vale oro, por así decirlo) o por convencer a la gente de que compre ALGO.

LENGUAJE MUY RIMBOMBANTE — En serio, sospechen de cualquier artículo que use las palabras "milagro", "cura enfermedades diversas", "el gobierno te está ocultando esto" y así por el estilo. Los creadores de estos artículos buscan dos cosas: 1) entusiasmar al público con algo que podría mejorarles/salvarles la vida o 2) convencerlos de que el artículo contiene información privilegiada y de que uno, por leer dicha información, estará a salvo de algo o podrá obtener algo que otros no.

Sobre todo, el artículo transpirará CERTEZA, a diferencia de la ciencia, que en general admite tener un margen de error o posibilidad de fracaso. Un oncólogo raramente dirá a sus pacientes que tienen una probabilidad del 100% de curarse de un melanoma. Más bien dirá "le detectamos el melanoma a tiempo y tenemos una probabilidad bastante alta de extirparlo por completo, pero luego tendremos que hacerle revisiones durante cinco años para asegurarnos de que no haya hecho metástasis en alguna parte". Ugh, eso no sonó particularmente fabuloso, ¿verdad? Pero es lo que pasa en la vida real. Lo cual me lleva al siguiente punto:

SUENA DEMASIADO BUENO/MALO PARA SER CIERTO, PERO TE ASEGURAN QUE ES CIERTO — Siempre hay que sospechar de los extremos, sobre todo si la noticia extremista NO aparece en ninguno de los grandes medios (los cuales serían los primeros en verificarla y publicarla). El extremismo es típico de las teorías conspiranoicas, onda "hay una gran hermandad secreta de hombres poderosos que tiran de los hilos de la política y manejan el destino de la humanidad". Eh... no. Lo que tenemos ahora es un montón de políticos tarúpidos, como Trump o Nicolás Maduro, que causan desastres. También hay políticos que hacen algunas cosas bien. Y hay organizaciones guerrilleras que reclutan gente a la fuerza, y narcotraficantes bastante organizados. Y así por el estilo, nada increíblemente sofisticado. La inteligencia es tan escasa que no tiene sentido pensar en humanos megainteligentes y megacodiciosos capaces de trabajar secretamente en equipo sin traicionarse entre sí.

Tampoco hay medicamentos que curen varias enfermedades distintas a la vez. Sanar un intestino enfermo, por ejemplo, resuelve tropecientos problemas de salud secundarios, cierto, pero los artículos sobre medicamentos falsos suelen mencionar una lista de enfermedades QUE NO ESTÁN RELACIONADAS ENTRE SÍ (y que por lo tanto requerirían tratamientos diferentes).

No se dejen engañar: esas "curas comprobadas" NUNCA FUERON COMPROBADAS. O son datos falsos, o los testimonios provienen de personas que SIMPLEMENTE TUVIERON MUCHA SUERTE. El efecto placebo existe; por algo hay que tomarlo en cuenta en cualquier estudio médico. Y por algo es que cada estudio médico positivo tiene que ser verificado por otros equipos de científicos. También existen pruebas estadísticas para saber si un resultado positivo es auténtico o si sólo ocurrió por simple casualidad. La verdadera ciencia suele equivocarse MUCHO antes de dar en el clavo, ¿por qué habría de tener suerte cualquier fulano con una solución sospechosamente simple? Recordemos cuánta gente moría en el pasado por usar hierbas tóxicas o metales pesados como tratamientos médicos. Lo del carbón activado de hoy en día es el equivalente al plomo en el pasado. SÍ, EL PLOMO SE USABA COMO MEDICAMENTO. También el arsénico y el mercurio.

Suplemento mineral milagroso. Suena bonito, pero es CLORO, o sea, el ingrediente de la LEJÍA. ¡No lo ingieran bajo ninguna circunstancia!

LAS INTERPRETACIONES MÍSTICAS — Hay que sospechar de cualquier cosa que suene a horóscopo. Las ciencias NO son místicas. Las particularidades del cuero cabelludo NO son un reflejo de la personalidad de cada uno, ni el hígado es una especie de órgano mágico del cual depende el estado de todos los demás órganos (no existe un "órgano principal" en el cuerpo; CUALQUIERA puede matarte en caso de falla... bueno, salvo quizás el bazo, el cual es prescindible después de cierta edad). No estoy inventando nada, son artículos reales que tuve que refutar. Ninguno tenía referencias a estudios científicos reales, por supuesto, ni mencionaba hechos biológicos de ninguna clase para respaldar sus argumentos. Cualquier persona con conocimientos medianos de anatomía y fisiología podría haberse dado cuenta de que nada de lo anterior tenía fundamento. Pero claro, el público promedio NO suele tener conocimientos medianos de anatomía y fisiología, dado que la educación pública es deficiente en ciencias. ¡Y VAYA QUE LOS ESTAFADORES APROVECHAN ESA DEFICIENCIA!

ALGO DE VERDAD PARA RESPALDAR UNA GRAN MENTIRA — Mi ejemplo favorito: el de las bayas Goji, que se están vendiendo ahora como un superalimento capaz de prevenir/aliviar tropecientos problemas de salud. ¿Son nutritivas las bayas Goji? Sí... pero no más que cualquier otra fruta. ¿Hacen milagros? DEFINITIVAMENTE NO.

CIENCIA VS. SEUDOCIENCIA — A menudo los artículos falsos son enmascarados con argumentos que SUENAN científicos, pero que en el fondo no lo son. Mi ejemplo favorito de esto: las dietas "alcalinizantes". Supuestamente, las dietas alcalinizantes alcalinizan los fluidos internos y previenen/alivian así unos cuantos problemas de salud. Sus autores dicen que uno puede verificar el progreso de tales dietas con tiras reactivas que miden el pH de la ORINA. Hasta aquí, todo suena muy científico. Peeeeeero... la orina es lo ÚNICO que se alcaliniza. Cada fluido del cuerpo necesita mantenerse en un pH específico, y el organismo ya tiene sus mecanismos para asegurarse de que así sea (estos mecanismos fallan solamente en presencia de enfermedad, y las dietas "alcalinizantes" NO arreglan eso, sino que hay que ir al médico). ¿Y eso de que el organismo remueve calcio de los huesos para alcalinizar la sangre? NO ES CIERTO. El pH se regula mediante los RIÑONES y la RESPIRACIÓN, eliminando iones de bicarbonato o amonio según haga falta o acelerando/disminuyendo la expulsión de CO2. NADA QUE VER CON EL CALCIO DE LOS HUESOS.

Hay muchas más maneras de usar términos científicos para contar mentiras. Tomen esto en cuenta la próxima vez que alguien trate de convencerlos de algo, y consulten a algún experto en el tema antes de creer en lo que sea.

OTRA COSA A TOMAR EN CUENTA: LA IDEOLOGÍA DEL ARTÍCULO

No todo el mundo se mueve por dinero. A menudo la gente también promueve/ataca ideas en favor de una ideología, ya sea política, religión, racismo, xenofobia, machismo e incluso el veganismo. Y mienten, o dicen medias verdades y medias mentiras, para convencer a otros de "pasarse a su lado". Lo cual me lleva al primer punto:

LA POSTURA OPUESTA ES "EL MAL" — Las personas que se han fanatizado con alguna ideología simplemente no admiten que hay una escala de grises en casi cualquier tema. Todo es blanco y negro para ellas. Hay "lados"; y claro, su lado es bueno y el lado contrario es maaaaaaaaaalo.

Sospechen de cualquier artículo/discurso que no admita la posibilidad de que haya puntos intermedios entre los extremos. Puede que contenga algunas verdades, pero es imposible que tenga la razón en todo, simplemente porque sus autores nunca escuchan los argumentos (posiblemente válidos) de las personas "del otro lado".

LA IDEOLOGÍA OTORGA SUPERIORIDAD MORAL — Los fanáticos de alguna ideología no sólo creen que su lado es el bueno, sino que ellos, además, son moralmente superiores por creer en lo que creen. Es por eso que, ante cualquier crítica o escepticismo, no responden con argumentos sino con ataques personales. "Soy mejor persona que tú por creer en lo que creo, y tú eres una mala persona por cuestionarme. Y como tú eres mala persona, entonces nada de lo que digas puede ser válido, punto."

Tomen con pinzas o descarten cualquier artículo/discurso de personas que reaccionen de esta manera a una crítica. Jamás serán objetivas ni estarán interesadas en los hechos, sólo en lo que ellos crean (o quieran creer) que es "la verdad", a fin de alimentar su ideología y su ego. Lo cual me lleva al punto tres:

MÁS SEUDOCIENCIA Y ESTADÍSTICAS ALTERADAS — Los fanáticos de una ideología se enamoran tanto de ella que la defenderán de cualquier modo posible, ya sea usando argumentos seudocientíficos o escogiendo solamente los datos que confirmen su postura (esto último se llama "sesgo de confirmación").

Si las personas muy fanatizadas les presentan artículos "científicos" o estudios estadísticos, no les crean de buenas a primeras. Contrasten la información. Las personas fanatizadas se caracterizan por poner las emociones por delante de la lógica, pero las emociones no determinan ni cambian los hechos.

UNA ÚLTIMA REFLEXIÓN SOBRE EL ASUNTO

Sí, los médicos y los científicos en general cobran un sueldo. Y sí, son seres humanos que a veces aceptan sobornos o violan su ética profesional por dinero. Peeeeero... han estudiado durante muchos años para estar donde están. ¡Y la mayoría hasta lo han hecho por vocación de ayudar! Los gurús y estafadores quieren una sola cosa: DINERO FÁCIL. Y seguro que ellos SE RÍEN a espaldas de la gente que cree sus mentiras y les da su dinero.

En serio, los médicos y científicos no pasan tantos años estudiando con el propósito específico de estafar a la gente. Sería un método muy DIFÍCIL. Encima, son trabajos con una alta probabilidad de fracaso, y eso lleva a demandas. Los gurús y estafadores, en cambio, sólo tienen que largar unas cuantas mentiras, vender productos "mágicos" o escribir artículos locos para generar ganancias a través de clics. SÚPER MEGA SENCILLO.

Repito: TODOS nos van a sacar dinero porque así funciona el capitalismo... pero la probabilidad de que algo salga bien es mucho más alta con aquellos que NO prometen milagros.

Vacúnense contra los engaños con una saludable dosis de escepticismo + información verificada. ¡O pregúntenme a mí, y con gusto los ayudaré a determinar si un artículo es cierto o falso! :-) (para algo estamos los cerebritos).

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

21 de septiembre de 2017

EL COSTO DE ESCRIBIR

Escribir es el trabajo más fácil, divertido y rentable del mundo. Para empezar, los escritores tenemos el superpoder de detener el tiempo; nos sentamos entonces frente a la computadora, escribimos a diario 5.000 palabras de un tirón sin esfuerzo, y ni siquiera necesitamos descansar ni comer durante cada sesión. En pocos días ya tenemos una novela perfecta y maquetada lista para la venta. De alguna parte viene un hada que le enchufa una hermosa portada sin costo alguno, luego la novela se sube sola a los principales sitios de distribución, empieza a vender ejemplares como pan caliente, y finalmente los escritores podemos retirarnos a disfrutar de nuestras mansiones y yates tan fácilmente ganados.

Y, por supuesto, nada de lo que puse arriba es verdad :-P

Hablando en serio, ¿cuánto cuesta escribir un libro? ¿O sea, en términos de tiempo y dinero? ¿Y cuántos ejemplares tiene que vender el autor para recuperar dicha inversión?


Estos días me dio por sacar la cuenta de todo, pues veo que los lectores andan bastante desinformados con respecto a lo REALMENTE COSTOSO que es producir un libro y rentabilizarlo. (Parto de la premisa de que el libro está bien escrito; me refiero al lenguaje, la originalidad de la trama, la calidad de los personajes y etc.)

Hagamos de cuenta que el autor se conforma con cobrar una tarifa mínima por hora. ¿Cuántas horas le lleva crear una novela estándar de 80.000 palabras, y cuánto debería cobrar solamente por el trabajo de escritura? Hagamos de cuenta también que el escritor hipotético es bastante rápido.

Bien, crear un libro consta básicamente de las siguientes etapas: planificación, investigación, escritura, revisión y corrección. Hay quienes se saltan la etapa de planificación, pero eso alarga el tiempo de revisión y corrección, de modo que evitar la planificación NO supone un ahorro (más bien al contrario, diría yo). Según mis cálculos, producir una novela sencilla de 80.000 palabras requiere un mínimo de 100 horas de trabajo. Multipliquen eso por cuatro o cinco para las novelas más largas y complejas.

Ahora sumen los costos de la electricidad y la alimentación del autor (no sé por qué, pero la gente nunca toma en cuenta que el cerebro de los autores necesita comida para trabajar... por no hablar de mucho, mucho café).

Según mis cálculos, el costo básico de trasladar todas esas palabras a una computadora es de 400-500 dólares. O sea, 400-500 dólares sin que el autor sepa siquiera si la historia gustará o no al público. ¡Menuda apuesta!, ¿eh?

¿Y qué viene después? Bueno, si el autor busca editorial y no es conocido, tendrá que escribir muchas, muchas cartas hasta que alguien acepte su novela y decida publicarla. Si el autor es independiente, tendrá que pagar por la portada y los servicios de maquetación, o comprar la portada por su cuenta y maquetar el libro él mismo.

La verdad, maquetar un libro no es difícil, pero sí un trabajo largo y tedioso si uno quiere hacerlo bien. Sobre todo a la hora de preparar un PDF para las versiones en papel. Pongamos unas 5-10 horas más de trabajo. (De nuevo, cobrando una tarifa mínima, porque al parecer está muy mal visto que un escritor valore demasiado su profesión, a pesar de que la misma es súper difícil y conlleva una larga curva de aprendizaje.)

¿Y la portada? Bueno, hay opciones gratuitas o baratas, pero encontrar algo gratuito pasable es súper difícil, y las imágenes baratas NO otorgan la exclusividad (por eso es que hay tantos libros con las mismas fotos en las plataformas de venta). Me inclinaré por la opción barata, sin embargo, para sumar solamente 12-30 dólares al costo final y no los 200 (como mínimo) que cobra un fotógrafo o ilustrador por una portada exclusiva.

¿A cuánto asciende la suma ahora? Unos 450-550 dólares, aproximadamente.

Ahora, ¿qué tiene que hacer el sufrido autor para recuperar esta enorme inversión? (no hablo de obtener ganancias netas, sino simplemente de no quedarse en números rojos). ¿Es fácil o difícil recuperar el dinero?

Bueno, aquí la cosa se complica un poco. Ya sea que el libro se publique en papel o en formato digital, lo razonable sería que el autor ganara 1 dólar (neto) por cada libro. Le bastaría, digamos, con vender unos 250 ejemplares electrónicos a 3 dólares, si el porcentaje de regalías fuera del 70% (hay que inflar un poco la cifra de ejemplares porque los autores no nos libramos de los malditos impuestos).

(Por cierto, lo del 70% es una situación ideal en Amazon. Las otras plataformas pagan menos. Y si uno publica en muchas plataformas y no vende el libro más barato en Amazon, Amazon obliga a bajar las regalías al 35%. También prohíbe cobrar regalías del 70% en determinadas páginas internacionales si uno no está en el programa de exclusividad, aunque el libro no se encuentre en ninguna otra plataforma de venta.)

250 ejemplares no parecen muchos para un autor establecido. Seguro que los cubre. Peeeero... a los autores emergentes les puede costar horrores llegar a esa cifra tan pequeña. ¿Por qué? Numerosas razones, como la falta de visibilidad o publicidad efectiva, la baja cantidad de seguidores, la dificultad para obtener reseñas y la altísima oferta de libros de los autores ya reconocidos.

O sea, a un autor famoso le será fácil vender sus libros y recuperar la inversión, pero con los autores emergentes es la proverbial situación del huevo y la gallina. Publican sus libros, no obtienen visibilidad por falta de fama, y como no venden libros debido a la falta de visibilidad, nunca conseguirán un mínimo de fama.

¿Sirve de algo vender los primeros libros muy, muy baratos? La verdad, no lo sé. Si un libro electrónico en Amazon baja de los 3 dólares, las regalías descienden al 35% (o al 23% en Estados Unidos, una vez que el Tío Sam se come un 30% adicional de las regalías). Esto lleva a que haga falta vender ENTRE CUATRO Y DIEZ VECES MÁS LIBROS para recuperar la inversión, lo cual es prácticamente imposible para un autor emergente. Además, el precio del libro tiene un efecto sobre la visibilidad: un libro un poco más costoso sube más puestos en la lista por cada ejemplar vendido. O sea, vender los libros muy baratos puede ser CONTRAPRODUCENTE para el autor.

Esto les va a sonar raro para los libros electrónicos, dado que no se descatalogan, pero existe una carrera contra el tiempo para vender un número determinado de ejemplares. ¿Por qué? Porque se publican montones de libros nuevos CADA MINUTO, y las novedades que no venden mucho rápidamente pierden enseguida visibilidad, igualito que los libros de papel en las librerías. Después de unos meses es muy, pero que muy difícil levantar las ventas de un libro que ha pasado desapercibido durante las primeras semanas (por las razones que sea).

O sea, las ventas pueden caer mucho antes de que el autor recupere su inversión. Sobre todo si el precio de su libro es bajo. Esto lleva a que el autor posiblemente tenga que trabajar durante AÑOS en números rojos, o sea, PAGANDO para escribir. En parte será en dinero, en parte será en tiempo de vida y dolores de espalda. Me refiero a crear un catálogo grande de libros, hacer promociones, conseguir seguidores y mantener perfiles en las redes sociales y un blog. Ese tiempo extra también es trabajo, y aumenta el número de libros que hay que vender para compensar.

¿Van entendiendo ahora por qué la mayoría de los autores NO podemos renunciar al trabajo que paga las cuentas? ESCRIBIR ES UNA PROFESIÓN DE RIESGO, en términos financieros/económicos. Vuelvo a lo que puse arriba sobre que cada libro es una apuesta... con altas probabilidades de pérdida, INCLUSO SI EL LIBRO ES BUENO.

Y luego los lectores se quejan de que los libros son "caros". Eso podría dejarlo pasar para las ediciones enormes de lujo en papel que se venden a más de 20 dólares, pero créanme, un libro electrónico de 80.000 palabras a 3-4 dólares NO ES CARO. Básicamente está al precio mínimo para que el autor tenga la posibilidad de recuperar la inversión hecha en él. Quien no pueda pagar esa cifra simplemente es POBRE, ¡y los autores no tenemos la culpa de eso!

También me he topado con lectores que quieren los libros gratis y ya, y no sólo no se molestan en escribir una reseña para ayudar con las ventas, SINO QUE NI SIQUIERA DAN LAS GRACIAS después de recibir el ejemplar de cortesía. (He dejado de responder a quienes me piden libros gratis como si me hicieran un favor. Ahora la cosa es quid pro quo o no hay trato, porque estoy cansada de trabajar en números rojos.)

Cuando un escritor profesional baja los precios de sus libros o hace promociones gratuitas, créanme, no es porque le sobre el dinero. Más bien es... un grito de auxilio. Son estrategias pensadas para conseguir visibilidad y VENTAS.

Por todo lo anterior, mi mensaje para los lectores es éste: por favor, no pidan a los autores que devaluemos más nuestro trabajo. La profesión ya está por el piso y muy pateada. Si por alguna razón no pueden pagar más de 1 dólar por libro, o si descargaron un libro en una promoción gratuita y les gustó, al menos tómense la molestia de escribir una reseña en la página de venta y en recomendar el libro a la mayor cantidad posible de gente que sí pueda comprar los libros de ese autor al precio completo.

Ya conozco demasiados autores que se han rendido por cansarse de pagar para escribir. Y es triste, muy triste. Irónicamente, los lectores suelen alabar los libros que hablan de colectivos oprimidos, pero a menudo se olvidan de que los propios autores SOMOS un colectivo oprimido, y nos pasan por alto.

En fin, gracias por leer hasta aquí :-)

G. E.

Artículo relacionado: CÓMO APOYAR A TU ESCRITOR FAVORITO.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

15 de septiembre de 2017

¡BASTA DE CENSURAR LOS PEZONES FEMENINOS!

En serio, gente, la censura de los pezones femeninos está llegando a extremos realmente ridículos. En lo que a mí concierne, la gota que derramó el vaso fue la noticia sobre un hombre al que le empezó a crecer un pecho. ¿Saben qué pasó? ¡Que en la foto de los periódicos censuraron el pezón del pecho crecido, pero no el del otro!

Conste que mi indignación ya venía de antes, cuando vi un pezón censurado EN UN DIAGRAMA ANATÓMICO QUE ILUSTRABA EL CÁNCER DE SENO. O sea, era un pecho cortado a la mitad con sus estructuras internas a la vista, el dibujo de un tumor... y el medio pezón con el circulito borroso.

A ver, ¿¿SE PUEDE SABER QUÉ CARAJO HAY EN CONTRA DE LOS PEZONES FEMENINOS?? ¿¿ACASO HAN MATADO A ALGUIEN??

El argumento principal en contra de los pezones es que los pechos femeninos son considerados órganos sexuales. Bueno, si lo vemos desde el punto de vista del cableado neurológico en cuanto a la respuesta sexual, sí, podríamos considerarlos órganos sexuales no reproductivos. ¿Y QUÉ? ¿Por qué censurar específicamente los pezones, si no se censura el resto de la teta cuando las mujeres usan escotes muy pronunciados? ¿Se dan cuenta de que eso no tiene ningún sentido?

Pero si nos vamos a poner con la cuestión del sexo y la reproducción, LOS PEZONES MASCULINOS TAMBIÉN ESTÁN NEUROLÓGICAMENTE CABLEADOS A LOS ÓRGANOS SEXUALES. ¿Por qué censurar solamente los femeninos? Siguiendo ese criterio, habría que censurar TODOS los pezones.

¿Y saben qué otras partes del cuerpo se usan para la reproducción y el sexo? ¡El útero, el recto y la boca! ¡Y yo no veo que estén sufriendo censura alguna!

Puestos en ello, el mayor órgano sexual del cuerpo es el CEREBRO, porque es el que procesa todas las respuestas físicas y neurológicas durante el sexo, Y TAMPOCO SUFRE CENSURA DE NINGUNA CLASE. ¡Y vaya que son atractivas todas esas circunvoluciones! (Bueno, tal vez no para el público en general, pero ya he dicho que yo soy muy nerd.)

¿Y qué hay del fetichismo que tienen algunos con los PIES? ¿No habría que censurarlos también, para evitar pasiones desenfrenadas en tales individuos? (sarcasmo ON).

En serio, no es culpa de los pezones femeninos que haya hombres babosos (aunque no creo que éstos se exciten con diagramas de tetas con cáncer de seno o pechos masculinos agrandados por alguna patología). Para la tribu africana himba, los pechos ni siquiera tienen atractivo sexual. Las mujeres pasan horas arreglando sus cabelleras y pintando su piel con una mezcla de sustancias para dejarla de un bonito color rojizo (protegiéndose del sol, de paso). También se decoran con brazaletes y collares. Y ahí terminan sus estándares de belleza, porque luego van con sus tetas y pezones al aire y nada explota en el universo.

¿Y saben qué más? HAY PEZONES EN LA PELÍCULA DE DISNEY FANTASÍA, en el segmento de Noche en el Monte Pelado. En cierto momento aparecen unas arpías desnudas con sus pezones al aire. ¿Saben cuántos niños se han corrompido por ver esos pezones desde que se estrenó la película? SEGURO QUE NINGUNO.

Pero más allá de que tengan algún cableado sexual por ahí, ¡por los pezones sale la leche para alimentar a los bebés! ¡De los pezones sale COMIDA, demonios! ¿Por qué censurar la parte de un órgano que hace algo tan maravilloso como conectar físicamente a una madre con su bebé? ¡Y con fines nutricionales, nada menos! En Uruguay las mujeres pueden amamantar donde les dé la regalada gana. Incluso en el autobús. De nuevo, los pezones no causan ningún desbarajuste en la sociedad.

En fin, que los pezones femeninos son buenos y bonitos, y no tiene absolutamente ningún sentido censurarlos. ¡Basta ya de censurar los pezones! ¡Que vivan los pezones! ¡LARGA VIDA A LOS PEZONES!

Pezones: ¡Libertaaaaaaaaaaaad!

(Lo siento, gente. Habría puesto aquí una foto con pezones femeninos al aire, pero el contrato de Blogger no me lo permite ¡por culpa de la estúpida censura pezonil! Les pongo unos pezones de vaca, pues, dado que por ahora nadie está censurando las ubres.)

G. E.

PD: También me parece ridícula la censura de los culos. Sobre todo el de Chris Evans. Si de mí dependiera, habría incluso un decreto prohibiendo específicamente censurar el culo de Chris Evans en cualquier horario. Mmmmm, culo de Chris Evans...

PPD: Y la verdad, podríamos dejar de censurar los penes. La cultura griega es uno de los pilares de nuestra civilización, y los griegos veían a diario tropecientas estatuas con penes al aire. Los penes de mármol ciertamente no causaron ningún desastre.

PPPD: ¿Y que tal una reedición de la primera temporada de Game of Thrones para ponerle algunos penes? ¿O sea, el de Jason Momoa, del cual ha dicho Emilia Clarke que es "demasiado fabuloso"?

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

9 de septiembre de 2017

SOBRE LA REPRESENTACIÓN LITERARIA LGTBIQ

Hace un tiempito hubo una controversia por una entrevista a una autora española de literatura fantástica. Le preguntaron por qué no incluía más personajes LGTBIQ en sus libros, y ella respondió algo así como que los pondría según lo requiriera la historia, no por obligación.

Mucha gente se ofendió por interpretar que la autora está en contra de la representación literaria de la comunidad LGTBIQ. Yo sí entendí lo que estaba tratando de decir, básicamente porque, como escritora, estoy en la misma situación que ella; o sea, viendo el tema DESDE FUERA.

Es fácil escribir sobre dragones, ogros, elfos, robots, alienígenas e incluso asesinos seriales. No son colectivos oprimidos que estén luchando para conseguir la igualdad de derechos, de modo que los escritores podemos representarlos/incluirlos como/cuando nos dé la regalada gana. Pero cuando se trata de personas reales que sufren algún tipo de discriminación... bueno, la cosa cambia bastante.

Mi círculo de amigos escritores es bastante grande, y diría que, en general, nuestro grado de empatía es alto. NOS IMPORTAN LOS DERECHOS DE LOS COLECTIVOS OPRIMIDOS, sean los que sean (incluyéndonos, porque los escritores somos un gremio crónicamente mal pagado). Por lo tanto, muchos estamos haciendo un esfuerzo consciente y voluntario para contribuir a la igualdad. PERO QUEREMOS HACERLO BIEN.

¿A qué me refiero con "bien"? Básicamente a dos aspectos del asunto, al menos como yo lo veo:

1) Más que la representación, yo creo que estamos buscando la NORMALIZACIÓN. O sea, incluir personajes LGTBIQ en nuestros libros hasta que el público general ya no reaccione negativamente ante su presencia, como debería ocurrir en la vida real. ¿Pueden creer que algunos servicios de publicación TODAVÍA están censurando u ocultando libros con romances homosexuales, por ejemplo? ¿Y que hay gente que, al mirar una serie con personajes LGTBIQ, salta a decir que existe una "agenda gay" cuyo propósito es adoctrinar a los niños? Es ridículo que esto pase hoy en día, como si el colectivo LGTBIQ estuviera compuesto por criaturas alienígenas con planes de dominación mundial en lugar de seres humanos inofensivos que simplemente se salen del promedio estadístico.

2) Queremos desarrollar BUENOS personajes LGTBIQ, como lo intentaríamos con cualquier otro tipo de personaje. Me refiero a que no sean planos como siluetas de cartón y que no caigan en estereotipos ofensivos. Esto es fácil en caso de que la novela transcurra en una sociedad ficticia donde la orientación sexual y la identidad de género no tienen importancia, pero cuando es una historia basada en la vida real, donde todavía NO se ha logrado la igualdad, tanto la orientación sexual como la identidad de género demandan ciertos conflictos narrativos por cuestiones de credibilidad. No es obligatorio que una novela gire alrededor de tales conflictos, obviamente, pero los mismos sí pueden condicionar determinadas actitudes de los personajes LGTBIQ y/o de quienes los rodean. Y claro, si el autor NO pertenece al colectivo LGTBIQ, entonces tendrá que informarse un poquito para contar adecuadamente esas situaciones.

Es por todo lo anterior que necesitamos mejorar la COMUNICACIÓN entre los autores que no pertenecemos al colectivo LGTBIQ y el colectivo LGTBIQ. A los escritores nos hace falta información sobre los diferentes tipos de discriminación, los estereotipos dañinos, incluso los detalles de los tratamientos para la reasignación de género. TODO SIRVE. En serio, gente, no tengan miedo de hablar con los autores, de explicarnos cosas y de corregirnos cuando haga falta. A lo largo de mi vida he tenido varias amistades o contactos de Facebook/Twitter homosexuales o bisexuales, y a menudo han tardado meses en contarme que no son heterosexuales, como si fuera un secreto que no se puede revelar hasta haber conocido bien a la otra persona. Mucho menos me han contado sus problemas particulares, aunque ahora, por suerte, estoy conociendo gente en Twitter que sí lo hace. Y menos mal, porque hay formas de discriminación e insultos que ni siquiera me habrían pasado por la cabeza, dado que yo no discrimino a nadie por su orientación sexual ni identidad de género (tampoco por su color de piel o religión, siempre y cuando esta última no pisotee derechos ajenos).

Los autores escribimos sobre lo que sabemos. No necesariamente por experiencia propia, claro. Entonces, cuanto más sepamos, más podremos escribir sobre determinados temas y más personajes LGTBIQ podremos incluir en nuestras historias, ya sea en forma casual/secundaria (sin peso en la trama) o como protagonistas.

Esto. Porque a ningún grupo humano de bien se le debería negar un espacio en la literatura. Y mucho menos en la vida

Y esperemos que llegue el día en que quienes se sientan como bichos raros sean los que discriminan :-)

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!

3 de septiembre de 2017

HASTA EL GORRO DE GENTE GORRONA

En realidad hoy pensaba hablar de otra cosa, pero me ocurrió algo hace un par de días que me hizo dar prioridad a este tema en mi lista de pendientes.

Según el diccionario, un gorrón (o gorrona) es una persona "que tiene por hábito comer, vivir, regalarse o divertirse a costa ajena". Sin embargo, después de una larga experiencia, diría que hay que expandir un poco esa definición, a fin de abarcar las otras maneras en que un individuo puede aprovecharse de la buena voluntad de otro.

A menudo siento que soy un imán para gorrones, ya sea porque me gusta ayudar a los demás y/o porque tengo habilidades y conocimientos varios (no me estoy autoalabando; simplemente me he molestado en desarrollar dichas habilidades y adquirir dichos conocimientos, usando herramientas tan simples como libros y Google). Por lo tanto, este artículo será algo así como una especie de manual para lidiar con los gorrones; y créanme, detectarlos tempranamente les ahorrará mucho tiempo y quizás también dinero, por no hablar de innumerables desilusiones.

Mi experiencia con los gorrones crónicos empezó con la familia de una ex amiga. Una familia con más dinero que la mía, pero cuyos integrantes no dejaban de pedirnos favores cada dos por tres.

Mis actuales vecinos de al lado son así (no, no la vieja miserable que he mencionado en entradas anteriores, sino los vecinos del otro lado). Al principio nos caían bastante bien, pero luego nos dimos cuenta de que venían a tocar a nuestra puerta cada vez que necesitaban algo, ya fuera: insecticida, periódicos (para cubrir el piso durante las reformas de la casa o encender la chimenea), agujas, una tijera, que yo cuidara a alguno de los niños porque había vuelto a casa y no tenía la llave, etc. Conste: estoy a favor de la colaboración entre vecinos (de hecho, dos veces llamé a la policía por haber visto ladrones en azoteas ajenas), pero llega un punto en que ya piensas "eh, no estaría mal que estas personas se molestaran en dar algo a cambio a modo de agradecimiento, considerando que mi familia no les ha pedido nada". Pero no. De hecho, hasta tuvieron el descaro de atar su tubo del aire acondicionado a nuestra tubería del agua sin pedir permiso, y rompieron un par de baldosas de nuestro lado de la acera por estacionar su auto sobre ella. Les hice notar esto último. En lugar de disculparse y reparar el daño, pusieron caras de estúpidos. Resultado: hemos dejado de atender sus llamadas a nuestra puerta.

PRIMERA LECCIÓN SOBRE LOS GORRONES CRÓNICOS: Piden y piden y piden favores a cada rato, pero raramente hacen algo por uno (aunque uno lo pida con toda la pega). No les da vergüenza pedir favores ni se sienten obligados a dar algo a cambio.

En la facultad también me topé con unos cuantos gorrones, dado que yo sacaba muy buenos apuntes y además los pasaba en limpio en la computadora. Una de mis amigas allí resultó ser otra gorrona crónica, de modo que puse fin a esa relación.

Hace un par de días también tuve que cortar relaciones con un amigo que se volvió un gorrón crónico, tanto así que la última vez que vino a pedirme algo ni siquiera se molestó en decir "hola". Se lo hice notar, no se disculpó.

SEGUNDA LECCIÓN SOBRE LOS GORRONES CRÓNICOS: Cuando les echas en cara su conducta, se ponen a la defensiva y tratan de hacerte creer que tienes el problema. "Uy, qué feo eso que has dicho", "a mí nadie me pone condiciones para ser su amigo" (respuestas reales).

Yeah, right. Qué mala soy. Si en realidad hasta debería dar las gracias por hacer favores y gastar HORAS Y MÁS HORAS de mi tiempo en ayudar a gente que, cuando no necesita algo, ni siquiera se acuerda de mí. (Sarcasmo ON.) Esto me lleva a la...

TERCERA LECCIÓN SOBRE LOS GORRONES CRÓNICOS: Los gorrones crónicos se creen con el derecho de acaparar tu tiempo cada vez que lo necesiten, aunque sea para preguntarte cosas que podrían averiguar perfectamente por sí solos tecleando cuatro palabras en Google. Los gorrones crónicos simplemente no valoran el tiempo y el esfuerzo ajenos (por no hablar del dinero). Y mucho menos les importa si te hacen sentir que te están utilizando.

Sin embargo, hay una razón por la que los gorrones crónicos se ofenden tanto cuando al fin decides confrontarlos. Véase la...

CUARTA LECCIÓN SOBRE LOS GORRONES CRÓNICOS: Muchos gorrones crónicos son así a propósito, pero la mayoría de los que he conocido no están conscientes de que son gorrones crónicos. A menudo me he quejado de los gorrones crónicos en Facebook, y varios gorrones le han dado al "Me gusta" sin captar que estaba hablando de ellos. Y claro, como la verdad duele... de ahí que se enojen.

He tratado de mantener amistades con personas a las que ya había catalogado como gorronas crónicas, pero simplemente no funcionó. ¿Por qué? Pasemos a la...

QUINTA Y ÚLTIMA LECCIÓN SOBRE LOS GORRONES CRÓNICOS: Lo que voy a decir a continuación salta por sí solo al tomar en cuenta todo lo que puse arriba. Es esto: los gorrones crónicos no son buenos amigos. Los gorrones crónicos son más bien como sanguijuelas: toman, no dan. Y así es imposible que se mantenga una amistad, a menos que la otra parte sea particularmente servil, pero en ese caso no sería una amistad sino una relación consentida de parasitismo.

En serio, la amistad es un camino de doble vía. No es que tenga que llevar la cuenta de los favores, pero necesita cierta reciprocidad. Y como suelo decir: hay 7.000 millones de personas en el mundo; si una no te trata bien, puedes buscar otra. Y otra. Y otra, hasta que consigas amigos de verdad. Tengo varios de ésos, por suerte. Y si me están leyendo, GRACIAS POR NO SER GORRONES :-) Sepan que con gusto los ayudaré en lo que esté a mi alcance.

Y en cuanto a mis ex amistades gorronas...

Ex amiga gorrona: ¡Gissel, qué bueno que te...!
Yo: No te molestes, ya sé que sólo me vas a pedir un favor gratuito. ADIÓS.

G. E.

¿Buscas más entretenimiento? Haz clic AQUÍ para echar un vistazo a mis libros. ¡Cada compra me permite seguir escribiendo! ¡Gracias!


Fragmento de LOBO DE LUNA

El joven nanok siguió el sonido del agua, pero entonces olió algo más que lo distrajo. ¿Qué era eso? No lo reconoció en absoluto.

A pesar de su curiosidad, Urkin fue precavido: avanzó hacia la fuente del olor moviéndose de árbol en árbol, aprovechando que su pelaje era marrón como la corteza. De su cinturón extrajo un cuchillo de piedra, por las dudas; en Kum, cualquier novedad podía ser agradable... o mortal.

Poco a poco se aproximó a un árbol más grueso que los demás, donde oyó el tenue flujo de una respiración. El olor pertenecía a un ser viviente.

Urkin rodeó el árbol, y en un hueco vio una mancha plateada y pequeña. Y asustada. El nanok lo supo por la forma en que la criatura estaba doblada sobre sí misma, como si tratara de contraerse hasta desaparecer.

Sin soltar el cuchillo, Urkin se acercó un poco más, y entonces la criatura levantó la cabeza. Urkin contuvo la respiración.

Era un cachorro de lobo. Pero no un lobo cualquiera sino un ekté, un lobo de luna. Urkin jamás había visto uno, pero sí algunos miembros de su clan, en noches de Aima llena. Así sabía que los ektén eran plateados y que tenían a Aima en los ojos.

¿Qué hacía el lobezno en el hueco del árbol? Los cachorros nunca andaban solos, ni siquiera los de esa especie.

—¿Te has perdido? —preguntó Urkin, y el animal se encogió sobre sí mismo, gimiendo. Era muy hermoso. Urkin guardó el cuchillo y extendió una mano en un gesto de amistad.

El lobezno se apretó contra el fondo del hueco. No parecía dispuesto a salir por las buenas, y Urkin no iba a forzarlo. El nanok se alejó del árbol y tomó asiento sobre una roca, decidido a esperar el tiempo que fuera necesario.

Había huellas más grandes que las del cachorro en el suelo, y también eran lobunas. ¿Su madre o padre? ¿Qué había pasado ahí exactamente? Si los ektén eran como los lobos de Kum, no abandonarían a un miembro de su jauría, mucho menos al otro lado de la luz azul.

—Me quedaré aquí hasta que alguien venga a buscarte —dijo Urkin al lobezno—. Y si nadie viene... tendré que llevarte conmigo. No puedo dejarte solo, morirías. ¿Entiendes algo de lo que estoy diciendo? Supongo que no. Espero que comprendas mi tono de voz, al menos.

El lobezno se limitó a mirarlo sin parpadear. Al cabo de un rato pareció estar un poco más calmado, y sus ojos se desviaron hacia el río. Urkin dedujo que debía de tener sed.

—Enseguida vuelvo.

El nanok fue hasta la orilla, arrancó una hoja grande y usó la misma como cuenco para recoger el agua. Urkin la olió primero, y sí, estaba buena. Regresó junto al árbol sosteniendo la hoja con ambas manos.

—Aquí tienes, lobo de luna —dijo el nanok, depositando la hoja frente al cachorro antes de volver a la roca.

El lobezno no bebió de inmediato, sino que palmo a palmo se deslizó hasta la hoja y una vez ahí tomó el agua con rápidos lengüetazos. Después retrocedió al hueco en el árbol.

—Puf. Ya veo que esto no será fácil. Pero créeme, no pienso hacerte daño.

Urkin empezó a cantar en voz baja, como hacía para sus primos a la hora de la siesta. El lobezno luchó por mantener los ojos abiertos, pero debía de estar cansado y se durmió al cabo de un rato. Urkin guardó silencio. Mientras esperaba le dio hambre, así que comió las bayas en su bolsita pensando que a la vuelta tendría que recoger más. Nadie apareció en todo ese lapso. Si el lobezno tenía familia, se hallaba fuera de su alcance.

El cachorro despertó hacia el atardecer. Quizás había pensado que su madre estaría ahí cuando abriera los ojos, porque miró en derredor y luego bajó la cabeza en un gesto de desilusión. Urkin sintió pena por él.

—Escucha, ya debo irme. ¿Quieres venir conmigo? Vamos, sígueme. —El cachorro no se movió—. Está bien, no me sigas. Pero yo volveré mañana, y si aún estás aquí, te traeré algo de comer. Adiós.

Al tiempo que decía todo esto, Urkin bajó de la roca y se alejó muy despacio del árbol. No quería dejar ahí al cachorro, pero el animalito tenía que decidir por sí mismo si aceptaba o no la invitación.

Urkin siguió caminando, le dio la espalda al árbol... y entonces escuchó pasos detrás de él. El nanok sonrió de alivio. Allí estaba el lobezno, con la cola entre sus patitas pero siguiéndolo por su propia voluntad.

—Bien hecho. Yo me encargaré de ti, pequeño.

------------------------

¿Te gustó el fragmento? Haz clic aquí para leer la muestra gratis desde el principio o clic aquí para comprar el libro en tu tienda correspondiente de Amazon. ¡Besos!

SEGUIR POR CORREO ELECTRÓNICO

La suscripción permite recibir cada entrada (completa) del blog por correo electrónico unas pocas horas después de su publicación (¡incluyendo los dibujitos!). Sólo tienes que apuntar tu dirección y confirmar la suscripción. (Y no, yo no veré tu dirección, así que no la usaré para enviarte propaganda. Podrás desuscribirte cuando quieras, además.)

Datos personales

Mi foto

Dice aquí que debo escribir algo para demostrar que soy yo. Pues no. Prefiero dejar a todo el mundo con la duda. ¡Buajajajaja! >:-D